Relatoría de la CIDH condena represión a artistas cubanos
La Relatoría de Libertad de Expresión de la CIDH condenó la represión a artistas cubanos este miércoles
La Relatoría de Libertad de Expresión de la CIDH condenó la represión a artistas cubanos este miércoles
 

Reproduce este artículo

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó la represión de este miércoles contra artistas cubanos.

En su Twitter oficial, este organismo manifestó preocupación "por la escalada de criminalización y acoso de activistas, artistas y periodistas independientes en Cuba".

Asimismo, llamaron al Estado de la isla a poner fin al hostigamiento contra quienes ejercen su libertad de expresión.

"Este tipo de ataques tienen un efecto inhibidor del libre flujo de ideas sobre asuntos de interés público, e insiste en las recomendaciones realizadas al Estado en el Informe Especial sobre Libertad de Expresión en Cuba", concluye el pronunciamiento.

Represión contra artistas cubanos este 27 de enero

Los artistas habían acordado con el viceministro de Cultura, Fernando Rojas una nueva ronda de negociaciones a través de varios correos en diciembre, y fueron hasta el Ministerio a pedir explicaciones por las injurias vertidas contra ellos en medios estales y en espera de que el funcionario cumpliera con su palabra.

ADN Cuba supo que el régimen rápidamente convocó a sus fuerzas de seguridad y cercó las calles para evitar otra manifestación como la del 27 de noviembre, cuando se congregaron allí más de 400 personas.

Los participantes fueron detenidos aproximadamente a la 1 de la tarde este miércoles, y tres horas después las autoridades los han ido liberando. Sin embargo, quedan personas desaparecidas aun, como es el caso del rapero, Maykel Osorbo.

Los liberados denuncian fuertes golpizas y ensañamiento con mujeres como Camila Lobón, Celia González y Solveig Font.

La poeta Katherine Bisquet informó en sus redes que al reportero independiente, Alfredo Martínez le fracturaron un dedo.