Piden ayuda para niño cubano enfermo del corazón y en situación de extrema pobreza
La activista Diasniurka Salcedo reiteró el pedido de ayuda para el niño artemiseño enfermo del corazón y en condiciones de pobreza extrema
La familia vive en pésimas condiciones
 

Reproduce este artículo

La activista cubana Diasniurka Salcedo reiteró el pedido de ayuda para el niño enfermo del corazón que vive en condición de extrema pobreza en su provincia de residencia, Artemisa, y por el cual la detuvieron la pasada semana, mientras intentaba hacerle llegar un medicamento que requiere.

“Nuevamente quiero hablarles hoy de este pequeño, quiero enfatizar en su situación, es un pequeño de un año, que será operado del corazón, este pequeño no tiene condiciones ningunas, sus padres viven en condiciones infrahumanas tanto así que recolectan materia prima del basurero para darle de comer” (sic), escribió la activista en su perfil de Facebook.

“Pido por favor que ayudemos a mejorar la vida de esta familia, pues por más que hacen no les alcanza. Pido colaboremos, entre todos podemos. He ayudado, pero debemos unir fuerzas. Es una situación crítica”, agregó, al tiempo que recordó su detención cuando le llevaba el medicamento, el cual fue decomisado por las fuerzas represivas del régimen.

Fue el 18 de septiembre cuando efectivos policiales y de la Seguridad del Estado detuvieron a Salcedo, quien grababa la llegada de un vehículo que transportaba ayuda para el pequeño y su familia. En medio de la grabación, apareció un auto de la policía y varios agentes se bajaron de él para arrestar a la mujer, miembro de un grupo de la sociedad civil local, con fines humanitarios, que se autonombra Las Marianas.

En las imágenes puede verse cómo los agentes se abalanzan sobre Salcedo, sin precipitación, pero decididos a maniatarla, al mismo tiempo que se escucha la voz de la opositora: “¿pero por qué?”, sin saber a ciencia cierta la razón por la cual la arrestaban.

Salcedo ha realizado una labor de crítica ciudadana en su provincia, señalando problemas en el sistema de salud y las condiciones de vida de muchos cubanos ahí, razón por la que no hubiese sido perseguida y detenida en un país democrático y donde se respeten los derechos humanos, civiles y políticos.

A inicios de este mes denunció en sus redes sociales que en la escuela Humboldt, de la provincia de Artemisa, no se está cumpliendo con el distanciamiento social. En su Facebook, la usuaria mostró imágenes recientes donde se ve a los estudiantes con mascarillas, pero aglomerados en las aulas.

Antes, en agosto, publicó un post dirigido a las ciberclarias (defensores del régimen en las redes sociales), en que cual se autoproclama “gusana” y dijo sentirse muy orgullosa de serlo. Su post tuvo más de mil 500 reacciones y ha sido compartido cientos de veces por el valor que encierran sus palabras.