Policía política detiene a opositora por repartir ayuda humanitaria
En las imágenes puede verse cómo los agentes se abalanzan sobre ella, sin precipitación, pero decididos a maniatarla
Policías a punto de detener a la opositora
 

Reproduce este artículo

La policía cubana detuvo este 18 de septiembre a la activista Diasniurka Salcedo, mientras intentaba ayudar a un niño con problemas del corazón en su provincia de residencia, Artemisa.

Salcedo grababa la llegada de un transporte que traía ayuda para el pequeño y su familia cuando, de pronto, apareció un auto de la policía y varios agentes se bajaron de él para arrestarla.

En las imágenes puede verse cómo los agentes se abalanzan sobre ella, sin precipitación, pero decididos a maniatarla, al mismo tiempo que se escucha la voz de la opositora “¿pero por qué?”, sin saber a ciencia cierta la razón por la cual la arrestaban.

Hasta el momento se desconoce a dónde llevaron a Salcedo. La cubana ha realizado una labor de crítica ciudadana en su provincia, señalando problemas en el sistema de salud y las condiciones de vida de muchos cubanos ahí, una labor por la cual no hubiese merecido persecución en un país libre. Pertenece a un grupo de la sociedad civil local, con fines humanitarios, que se autonombra Las Marianas.

A inicios de mes, denunció en sus redes sociales que en la escuela Humboldt, de la provincia de Artemisa, no se está cumpliendo con el distanciamiento social.

En su Facebook, la usuaria mostró imágenes donde efectivamente se observa aglomeración en las aulas, y son recientes, ya que los estudiantes tienen mascarillas puestas.

En agosto, publicó un post dirigido a las ciberclarias en el cual se autoproclama “gusana” y dijo sentirse muy orgullosa de serlo. Su post tuvo más de mil 500 reacciones y ha sido compartido cientos de veces por el valor que encierran sus palabras.

“Para las clarias curiosas el por qué soy gusana, daré la explicación: porque me da la gana y porque quiero. Soy graduada de contabilidad y finanzas, además graduada de promotora cultural, tengo cursos de computación, inglés, he dado clases en cursos emergentes, graduada de peluquería y belleza, he sido educadora infantil desempeñándome al cuidado de seis bebés, cuidándolos como si fueran míos”, comienza esta cubana harta de que el trabajo duro no signifique nada en Cuba.

 

*Actualización: La activista fue liberada sobre las 3 p.m, no sin antes decomisarle su celular, 200 cuc y el medicamento para el niño enfermo.