Otros 16 cubanos mueren víctimas de la COVID-19

Por sexto día consecutivo la isla reportó su mayor número de casos activos: 7 879. El viernes fueron confirmados 1472 nuevos positivos, con La Habana, Santiago, Camagüey y Matanzas como las provincias de mayor transmisión
Otros 16 cubanos mueren víctimas de la COVID-19
 

Reproduce este artículo

Otros 16 cubanos murieron como consecuencia de la COVID-19, enfermedad que no cede en la isla pese a las medidas preventivas y de restricción, así como a la intervención sanitaria en poblaciones y territorios de riesgo con dos candidatos vacunales de factura nacional.

En su habitual conferencia matutina, el director nacional de Higiene y Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán, informó que todos los fallecidos fueron contactos de casos confirmados con anterioridad y que la mayoría de los decesos estuvieron asociados a comorbilidades que complican la evolución clínica ante el contagio de la enfermedad viral.

Al cierre del viernes fueron diagnosticados 1472 nuevos casos, con lo cual los positivos acumulados desde el inicio de la pandemia en la isla, en marzo de 2020, ascienden a 166 368, mientras que los fallecidos como consecuencia de la COVID-19 suman 1 148.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Salud Pública (Minsap), 32 334 personas permanecen ingresadas en Cuba con motivo de la enfermedad pandémica. De ellas, 7 879 son casos confirmados y activos -la cifra más alta desde marzo de 2020-, mientras que 6 684 son sospechosas de un eventual contagio.

Durán precisó en la conferencia que 23 de los nuevos casos fueron importados, es decir, tuvieron su fuente de infección en el extranjero, mientras que el resto fueron contagios derivados de eventos de transmisión autóctona, que suman 127 en la isla.

De estos últimos, 1 411 fueron contactos de casos confirmados con anterioridad y en 38 no se había podido establecer la fuente de infección al cierre de la información oficial.

La Habana, con 325 nuevos positivos, sigue siendo el territorio de peor situación epidemiológica por sus condiciones sociodemográficas y su elevada densidad poblacional en varios municipios o repartos. Este viernes le siguieron Santiago de Cuba, Camagüey y Matanzas, con 220, 149 y 130 casos, respectivamente.

En los servicios de cuidados intensivos permanecen ingresadas 156 personas, de las cuales 64 son reportadas en estado crítico y 92 como graves.

Dudas sobre candidatos vacunales

Doctores cubanos, dentro y fuera de la isla, manifestaron esta semana sus dudas sobre los procedimientos empleados por el Minsap para tratar con los posibles efectos adversos de los candidatos vacunales, sobre todo los que ya se aplican en el país: Soberana 02 y Abdala.

La doctora Esperanza Suárez Venzant hizo públicas sus reservas sobre este proceder el pasado jueves. A su juicio, el sistema de salud cubano no ha dispuesto en los centros médicos los medicamentos para tratar con enfermedades asociadas a la vacunación contra la Covid-19.
Suárez Venzant aseguró no haber encontrado información sobre las cepas contra las que inmunizan los fármacos Abdala y Soberana 02, ni sus contraindicaciones.

Asimismo, explicó que el hecho de que algunos pacientes hayan desarrollado la enfermedad tras la tercera dosis y otros la “temida neumonía post-covid” le genera varias “reservas”.

La galena celebró que ya se estuviera vacunando en Cuba como paso necesario para erradicar la pandemia, pero pidió información certera para estar advertida sobre los riesgos de estas vacunas.

En ese sentido, una reunión del Gremio Médico Cubano Libre, donde participaron varios integrantes de la asociación, expuso las mismas precauciones y comentó a detalle la información brindada por Suárez.

Los especialistas coincidieron que los candidatos vacunales aún no han pasado por todas las pruebas y el gobierno cubano apresura la campaña de inmunización para acabar rápido con la pandemia y anotarse un “tanto político”.

Al respecto, la Asociación Española de Pediatría (AEP) cuestionó la falta de transparencia e información en el desarrollo de vacunas cubanas contra la COVID-19.

En un artículo publicado el 17 de mayo, explican los galenos y especialistas que "no es posible hacerse una idea precisa sobre la eficacia, la seguridad y la capacidad de las vacunas probadas en Cuba para controlar la pandemia, pues no hay información de ellas aparte de algunas declaraciones de responsables sanitarios y autoridades del país".