ONU asegura que Cuba tiene razones para celebrar Día de la alimentación ¿Es una burla?
La FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ha lanzado una campaña que parece una burla contra la mayoría de los cubanos, que sufren un agravamiento de la crisis habitual bajo la el ineficiente sistema castrista
Cubanos hacen cola vigilados por la policía. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

La FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ha lanzado una campaña que parece una burla contra la mayoría de los cubanos, que sufren un agravamiento de la crisis habitual bajo la el ineficiente sistema castrista.

En sus redes sociales, la oficina de esa entidad internacional en la isla, aseguró que “este 16 de octubre el mundo celebrará el Día Mundial De la Alimentación y Cuba tiene razones muy especiales para conmemorar ese día”.

El brasileño Frei Betto, asesor de la FAO, y defensor internacional de castrismo, asegura en un video que el principal motivo por el que deberían festejar los cubanos es la aprobación por el Consejo de Ministros de la dictadura del Plan Nacional de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional.

La complicidad y el cinismo de Betto y la FAO Cuba es insultante. Mientras el brasileño hace mutis sobre la violación de derechos humanos en Cuba, pretende vender que el mencionado plan “no es del gobierno, es del pueblo”.

“Esperamos que sea un paso muy importante para que Cuba reduzca drásticamente la importación de alimentos e insumos y garantice a toda la población una alimentación saludable e inocua, un trabajo intensivo de educación nutricional”, peroró Betto, uno de los principales exponentes de cierta izquierda latinoamericana que goza de favores del régimen, mientras este continúa sumiendo al pueblo en la miseria y falta de libertades.

Mientras tanto, ni teniendo dinero a la mano se encuentra comida en la isla, donde sus habitantes permanecen durante horas en enormes filas esperando a ver qué venden en los mercados estatales. A la par, el gobierno que celebra la FAO persigue a eficientes productores de alimentos, y les confisca medios de trabajo, dinero y desmantela sus negocios.

En junio de este año la FAO acordó con Cuba la ejecución de un proyecto de 119 millones de dólares, para presuntamente beneficiar la producción agropecuaria en comunidades de la isla vulnerables al cambio climático.

Según se informó este lunes el Ministerio de la Agricultura de Cuba (Minag) y la FAO, diseñaron el proyecto recién aprobado en la Junta del Fondo Verde para el Clima (FVC), celebrada en Ginebra (Suiza).

El FVC aportará 38,2 millones de dólares a este plan, mientras que el gobierno cubano contribuiría con 81,7 millones en cofinanciación para el proyecto, aseguraron medios de prensa estatales.

En el papel, durante siete años el proyecto buscará beneficiar a 240 mil personas y mitigar la emisión de alrededor de 2,7 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, trabajando con 52 mil agricultores y sus familiares, de los cuales 25 mil son mujeres.

Para este proyecto se prometen inversiones en tecnología, maquinaria, equipamiento y recursos para rehabilitar paisajes productivos, mediante sistemas agroforestales, la reforestación y la regeneración natural asistida.

Sin embargo, el interés oficial en el “desarrollo agrícola” que exhibe el gobierno ante organismos internacionales, no se muestra de la misma manera con los campesinos de la isla, que critican límites del régimen para sembrar o producir carne en un sistema altamente centralizado. Decomiso de cosechas, y pérdida de otras por desinterés de la industria estatal, son algunas de denuncias recientes.

La Liga de Campesinos Independientes y la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (Flamur), en su capítulo Cuba, publicó este año una carta dirigida al presidente y el primer ministro de Cuba, Miguel Díaz-Canel y Manuel Marrero, respectivamente, en la que piden al estado aceptar con “suma urgencia” cinco puntos esenciales que podrían evitar que el país caiga en una hambruna severa en el corto plazo.

Con fecha de este miércoles 14 de mayo, las organizaciones afirman en su misiva que los campesinos quieren “ayudar al pueblo”. Para poder hacerlo, sostienen, es menester que el estado y gobierno de Cuba libere la producción y distribución de los productos agropecuarios; permita que los campesinos tengan “libertad para fijar los precios” de sus productos “de acuerdo al mercado” y para “importar y exportar directamente, incluso de Estados Unidos”.