Régimen cubano usa el exilio forzado para intimidar, asegura diplomática

La embajadora de EE. UU. ante la ONU, Michèle Taylor, exigió el regreso a Cuba de la académica y disidente Omara Ruiz Urquiola.
Omara Ruiz Urquiola
 

Reproduce este artículo

La embajadora de EE. UU. ante la ONU, Michèle Taylor, criticó este 16 de julio al régimen cubano por obligar al exilio a opositores políticos y defensores de derechos humanos.

“El gobierno de Cuba usa el exilio forzado para silenciar a los defensores de derechos humanos e intimidar a quienes critican al régimen. Condenamos públicamente estas acciones”, escribió en Twitter la representante estadounidense, en referencia al destierro de la académica y disidente Omara Ruiz Urquiola.

La diplomática reprodujo una declaración publicada el 8 de julio por la relatora especial de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Mary Lawlor, quien apeló a la representación diplomática cubana en esa organización para que permita el regreso a Cuba de Ruiz Urquiola.

“He recibido información de que a Omara Ruiz Urquiola, la hermana del defensor Ariel Ruiz Urquiola, se le ha denegado el reingreso a Cuba. Omara fue a EE. UU. tras criticar el tratamiento oncológico que recibía en Cuba. Se le debe permitir el regreso”, escribió Lawlor en su cuenta en Twitter.

Ruiz Urquiola, una de las personas que se acuarteló en la sede del Movimiento San Isidro en noviembre de 2020 para exigir la liberación del rapero Denis Solís, fue a Estados Unidos a tratar el cáncer que padece, un objetivo que, dijo, “se cumplió”.

“Me recuperé y no me dejan regresar a mi casa. En Cuba lo tengo todo, no tengo nada en este país, nunca ha sido mi interés emigrar. Mi madre y mi tía me están esperando, mi familia, mi vida, mis animales, mi hogar, y sencillamente no me dejan entrar”, expuso.

Ruiz Urquiola responsabilizó directamente a la aerolínea y al gobierno estadounidense de que ella no pueda volar a su país, tal y como hizo la profesora de arte y activista Anamely Ramos en febrero, cuando American Airlines le impidió abordar el vuelo que tenía reservado para regresar a Cuba, a partir de la prohibición de las autoridades migratorias del régimen de la isla.

La académica esperaba viajar a Cuba y reunirse con su madre en junio, cuando recibió la noticia en el aeropuerto Fort Lauderdale, en Florida, antes de abordar el avión, de que no le sería permitido hacerlo.