Ariel Ruiz Urquiola se declara en huelga de hambre ante la ONU

El científico y opositor cubano exige que Naciones Unidas denuncie las violaciones a los derechos humanos contra él y su hermana, Omara Ruiz.
Ariel Ruiz Urquiola (BBC)
 

Reproduce este artículo

El científico y opositor cubano Ariel Ruiz Urquiola inició este 4 de julio una huelga de hambre ante la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Ginebra, Suiza, en protesta porque las autoridades cubanas impidieron entrar a Cuba a su hermana.

Omara Ruiz Urquiola viajó a Estados Unidos para recibir un tratamiento oncológico y el 25 de junio, cuando se disponía a regresar a la isla, recibió la noticia de que el régimen le prohibió el retorno.

Ariel Ruiz se presentó ante el edificio ginebrino, entregó una carta de denuncia a los guardias y comenzó la protesta este lunes, según se aprecia en un video que compartió alguien cercano a la familia en redes sociales.

“El Dr. Urquiola esperará el tiempo en el que se sostenga su cuerpo físico a un lado de la sede del ACNUDH, que no debe superar los dos años de espera de una acción, un pronunciamiento justo sobre su caso y el de su hermana, la exprofesora universitaria Omara Isabel”, asegura la carta.

En junio de 2020, Ariel Ruiz protagonizó otra huelga de hambre ante la sede de Naciones Unidas en Ginebra, en la cual pedía solidaridad para él y su hermana por el hostigamiento al que la sometía el régimen cubano.

Entonces, el biólogo dirigió una carta a la alta comisionado Michelle Bachelet donde pedía que se respetaran sus derechos “a ser oído sin intermediarios en plenaria, como víctima de crimen de lesa humanidad, de tortura, por parte de la dictadura cubana, cuyo gobierno ha sido reconocido como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU”.

Ruiz Urquiola fue expulsado en 2016 del Centro de Investigaciones Marinas de la Universidad de la Habana por exponer las malas prácticas ambientales del régimen. Mas tarde, en 2018, la dictadura lo condenó a un año de prisión por desacato. Ruiz Urquiola respondió a su juicio con una huelga de hambre y sed de 16 días.

A finales de 2019, acusó al régimen de haberle inoculado el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en el hospital Abel Santamaría de la ciudad de Pinar del Río. Fue trasladado allí luego de la huelga ya referida.

Recomendaciones

 

Relacionados