Oficina cerró por la pandemia y deja a cubano 6 meses esperando su jubilación

Ahora le quieren echar la culpa a la pandemia, pero casos similares a este han ocurrido siempre en Cuba desde que los Castro se hicieron con el poder
Oficina del gobierno cerró por la pandemia y deja a cubano 6 meses esperando su jubilación
 

Reproduce este artículo

En Cuba, una oficina del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, encargada de tramitar las solicitudes de jubilación cerró, dejando a un trabajador del Combinado del Vidrio de La Lisa esperando por su retiro seis meses, y contando.

Eduardo Martín Milanés Ponce, vecino de avenida 73 No. 19607, entre 196 y 198, en el municipio capitalino de La Lisa, relata en una carta enviada a la redacción del oficialista periódico Juventud Rebelde, que después de 45 años de trabajo en el Combinado del Vidrio de La Lisa, el 12 de febrero último presentó su solicitud de jubilación, pero hasta este momento, luego de más de seis meses, aun no se la han aprobado.

Explica que a pesar de cumplir con la edad retiro y haber presentado toda la documentación pertinente, le dijeron que tenía que seguir trabajando "hasta concluir el mes de febrero. Y por negligencia del centro no he podido jubilarme, por demoras en entregar el expediente en la Dirección de Trabajo, ya que llevaron esos documentos el 7 de abril, y Trabajo había cerrado el 31 de marzo", producto de la situación epidemiológica provocada por la pandemia del nuevo coronavirus.

Ante la demora por parte del personal de Recursos humanos del Combinado del Vidrio de La Lisa en darle una respuesta, Eduardo no tuvo más opción que presentarse en el lugar para indagar sobre el estado de su solicitud.

"Cuando fui al centro a averiguar por mi jubilación, me informaron que Trabajo estaba cerrado, y que me iban a pagar el primer mes al 100 por ciento, y en lo adelante al 60. Dicen que tengo que esperar a la segunda fase, que es cuando atienden estos casos. ¿Y si demora mucho más?", se pregunta.

De ser así, todo parece indicar que la jubilación de Eduardo se va a demorar algunos meses más, porque La Habana, la cual se encontraba desde inicios de julio transitando por la primera fase de recuperación pos COVID-19, hace apenas dos de semanas, retrocedió a la fase de trasmisión autóctona limitada, provocada por el aumento y dispersión de los casos positivos al SARS-CoV-2,  lo que ha conllevado la implementación de medidas de prevención similares a las aplicadas cuando llegó la pandemia al país.