OCDH pide que EEUU continúe apoyando a Radio TV Martí

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos envió una carta al Congreso y el Senado de los Estados Unidos, pidiendo que continúen apoyando las trasmisiones hacia la isla de Radio y Televisión Martí
Estudio de Radio TV Martí. Foto: Archivo OCB
 

Reproduce este artículo

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) envió este 25 de marzo una carta al Congreso y el Senado de los Estados Unidos, pidiendo que continúen apoyando las trasmisiones hacia la isla de Radio y Televisión Martí.

En una misiva a los legisladores cubanoamericanos del Congreso y el Senado de EEUU, la organización no gubernamental con sede en Madrid, muestra su preocupación por las reducciones presupuestarias en la emisora federal norteamericana, lo que dificulta “el cumplimiento de su importante misión”.

“Las noticias que nos llegan son alarmantes”, afirmó el OCDH en su mensaje al “caucus” cubano del Congreso, formado por tres senadores y cinco congresistas de orígenes cubanoamericanos.

Considera el OCDH en su carta, a la que tuvo acceso este medio, que “en las actuales circunstancias de Cuba, con el recrudecimiento de la represión, Radio TV Martí sigue desempeñando un papel fundamental en la difusión de información sin censura para la ciudadanía cubana y en la defensa de los derechos humanos”.

Radio Televisión Martí es un servicio internacional en español financiado por el gobierno de los Estados que transmite hacia la isla. Sus operaciones son supervisadas por la Oficina de Transmisiones a Cuba, fundada en 1990 y con sede en la Florida.

El Observatorio lamenta que el presupuesto asignado a esa plataforma de comunicación se ha ido reduciendo en los últimos años, “lo que puede poner en riesgo la viabilidad de las transmisiones hacia Cuba”.

“Pedimos a Estados Unidos que continúe apoyando, en un esfuerzo bipartidista, las transmisiones de radio hacia Cuba y la distribución de noticias a través de internet”, enfatizan.

Alejandro González Raga, director ejecutivo de la ONG, “el momento es crucial, desde el punto de vista de los derechos humanos”. Por ello enviaron la carta a los senadores Robert Menéndez (D-NJ), Marco Rubio (R-FL) y Ted Cruz (R-TX), así como a los representantes Albio Sires (D-NJ), María Elvira Salazar (R-FL), Carlos Giménez (R-FL), Mario Díaz-Balart (R-FL), Nicole Malliotakis (R-NY) y Alex X. Mooney (R-WV).

 

Exilio a favor de Radio TV Martí

A inicios de marzo, hicieron pública una iniciativa similar a la del OCDH. Relevantes artistas cubanos como Paquito D'Rivera y Willy Chirino, y organizaciones del exilio, enviaron otra misiva a senadores y congresistas para pedir que no se quiten fondos operativos a Radio y Televisión Martí, que emite desde 1985 información y programas para Cuba.

Los firmantes subrayan “la importancia vital” que las transmisiones de Radio y Televisión Martí tienen para “estimular al pueblo cubano en su lucha por la libertad” y “romper el monopolio informativo del régimen”; piden que no se concrete una reducción del presupuesto de la entidad a 13 millones de dólares en 2022.

“Esto haría casi imposible cumplir la misión para la que fueron creadas ambas entidades por el Congreso de los Estados Unidos”, indicó la carta.

De acuerdo con los firmantes, entre los años 2018 y 2021 el presupuesto de la emisora se ha reducido de 29 millones a 20 millones de dólares.

Además de artistas como D'Rivera y Chirino, suscribieron la carta organizaciones de dentro y fuera de la isla que forman parte de la Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC), así como antiguos prisioneros políticos como Armando Valladares y el ex embajador de EE.UU. en Venezuela Otto Reich.

Los firmantes defienden que Radio y TV Martí desde sus diversas plataformas ayuda a romper la censura que el “régimen ha impuesto al pueblo cubano durante 62 años de sistema comunista”.

“Por eso, las personas y organizaciones que suscriben esta misiva, solicitan su intercesión para que se revisen estas decisiones y no se prive al pueblo de Cuba de la importantísima misión e impacto de Radio y TV Martí”, afirmaron en el documento.

Estos medios fueron creados en Washington -fruto de la Ley de Transmisiones a Cuba 98-111- y los trasladaron a Miami en 1996.

Durante 35 años ha dado cobertura al establecimiento de la Base Naval de Guantánamo, la crisis de los balseros, la profunda escasez de alimentos en la isla, la existencia de barrios marginales, los abusos cometidos contra los opositores del régimen y las Damas de Blanco, entre otros temas que rompen con la censura establecida en Cuba.