No se puede confiar en el régimen, afirma Marco Rubio sobre muerte en prisión de Yosvany Aróstegui
“Raúl Castro había afirmado que liberaría a 47 presos políticos, incluyendo a Yosvany, y nunca lo cumplió”, refirió el senador de la Florida
Collage de imágenes: preso político fallecido en Cuba Yosvany Aróstegui y el senador de la Florida, Marco Rubio
 

El senador de la Florida, Marco Rubio, se pronunció en su cuenta en Twitter este lunes sobre la muerte del opositor del régimen cubano, Yosvany Aróstegui.

“Tras más de 40 días en huelga de hambre en una prisión en Cuba, el preso político Yosvany Aróstegui falleció. Una vez más se reitera que no se puede confiar en el régimen. Raúl Castro había afirmado que liberaría a 47 presos políticos, incluyendo a Yosvany, y nunca lo cumplió”, refirió Rubio.


El político cubanoamericano sumó sus declaraciones a las emitidas por la Embajada de Estados Unidos en Cuba, que reiteró su “gran preocupación” por la situación de los presos políticos del régimen, ante la muerte en la cárcel del activista cubano.

“Vemos con gran preocupación reportes sobre la muerte del prisionero político Yosvany Aróstegui, tras 40 días en huelga de hambre”, se lee en las redes sociales de la sede diplomática.

“Enviamos nuestras más sentidas condolencias a su familia. Reiteramos que los derechos humanos de todas las personas, incluido los opositores pacíficos, deben ser respetados”, exigió la delegación estadounidense.

Yosvany Aróstegui Armenteros falleció en el hospital Amalia Simoni, de Camagüey, el pasado 7 de agosto, después de 40 días en huelga de hambre, según denunciaron compañeros de lucha y familiares. Tras su fallecimiento, el cuerpo del opositor fue cremado.

El coordinador general de la Unpacu, José Daniel Ferrer, responsabilizó al régimen de La Habana por la muerte del prisionero político. En conversación con ADN Cuba, el opositor reconoció que hace más de dos años este activista había perdido comunicación con la Unpacu, pero que fue muy valiente en Camagüey y participó en protestas pacíficas.

"Por desgracia fue acusado por su propia pareja de un supuesto delito de violación y una golpiza pero él dijo que eso se lo había fabricado la Seguridad del Estado y que esta señora se había prestado para eso. Nunca pudimos saber quién mentía, tratamos de indagar, pero no pudimos. Los activistas nuestros en Camagüey hicieron algunas averiguaciones y decían que todo parecía indicar que era fabricado pero no había nada que nos permitiese saber con seguridad que era inocente completamente", agregó Ferrer.

Hasta su muerte, el opositor cubano se declaró inocente de ese delito. Fue miembro del Frente de Resistencia Orlando Zapata Tamayo y en 2016, su nombre formaba parte de la lista de presos políticos difundida tras la visita del expresidente estadounidense Barack Obama a Cuba.

Por su parte, la abogada cubana Laritza Diversent, directora del Centro de Información Legal Cubalex, expresó su “profunda tristeza y dolor” por la muerte del preso político. “Imagino lo solo que se sintió y lo convencido que estaba que prefirió extenuar su cuerpo hasta apagarlo”, escribió Diversent en un post de Facebook, este domingo.

“Su muerte me recuerda los miles de personas que, en las cárceles cubanas, utilizan su cuerpo para protestar contra los injustos procesos penales. Me hace tener más presente a todos los activistas que como Silverio Portal son encerrados como castigo por ejercer sus derechos a expresar, criticar, protestar, reunirse y asociarse”, agregó la abogada cubana.