Abuela suspende huelga de hambre tras ser escuchada

Sara Aguilera, de 69 años, exigía que su nieto fuera trasladado de Guantánamo a Holguín, donde reside.
Sara Aguilera
 

Reproduce este artículo

Sara Aguilera, de 69 años, levantó la huelga de hambre que había iniciado a inicios de la semana anterior en solidaridad con su nieto, recluido en la prisión de Guantánamo, tras conocer que las autoridades accedieron a su reclamo.

El nieto de Aguilera, Juan Miguel Arias Cala, se había declarado en huelga en demanda de traslado a Holguín para estar cerca de ella, su único familiar.

“El jefe de Cárceles y Prisiones de la provincia me llamó y me dijo que comiera, que dejara la huelga, que en 15 días me iba a trasladar al niño para acá, que confiara en él”, dijo a Radio Televisión Martí.

Aguilera no ha podido visitarlo en seis meses debido a su estado de salud y los 137 kilómetros que separan a su vivienda de Guantánamo.

Juan Miguel cumple una sentencia de 15 años de privación de libertad desde 2015, luego de agredir al médico Edilio Herrera, a quien acusa de provocar la muerte de su hermano, el prisionero político Luis Miguel Arias Cala, a raíz de una supuesta negligencia médica en el hospital Lenin, en Holguín.

Por el momento, las atenciones a Juan Miguel han cambiado de regular a bien. “Me dijo que está en la enfermería, que le están dando caldos y tiene suero puesto. Además, los medicamentos que le llevé en la última visita. También me dijo que le habían hecho análisis de la orina y los riñones están bien”, comentó Sara.

La ONG Cuban Prisoners Defenders (CPD) elevó este 8 de junio a 1046 la cifra de su registro sobre presos políticos en Cuba, la mayoría encarcelados tras la escalada represiva por las manifestaciones de julio de 2021, que se extendieron por más de 60 localidades de la isla.

Según la organización, 901 personas permanecen recluidas por dichas protestas, mientras que en el último año han pasado por las cárceles del país unos 1236 presos políticos.

En términos generales, de los 726 presos que tienen sentencia, 246 han recibido penas superiores a los diez años de prisión.

Cuba ocupa el quinto lugar mundial en población penal por cada 100 000 habitantes, según una escala del Institute for Crime & Justice Policy Research (ICPR, siglas en inglés), elaborado en la Universidad de Londres, Reino Unido.