Manifestante del 11J en estado de gravedad tras huelga de hambre

Dayron Muñoz Camellar está encarcelado en Cárdenas, Matanzas, y comenzó una huelga de hambre el 16 de junio.
Dayron Muñoz Camellar
 

Reproduce este artículo

Dayron Muñoz Camellar, un manifestante del 11 de julio que se encuentra encarcelado en Cárdenas, comenzó hace un mes una huelga de hambre, informó la opositora Ana Belkis Ferrer.

“Desde el día 16 del mes pasado [Muñoz] determinó tomar tan extrema determinación, una vez que recibió la petición fiscal de 12 años de privación de libertad, por el simple hecho de reclamar justicia y libertad para todos los cubanos de manera pacífica”, relató la hermana del líder disidente José Daniel Ferrer.

Se desconoce si el joven de 26 años sigue en huelga de hambre en estos momentos pero, según Ana Belkis, el pasado 27 de junio fue conducido al tribunal con un deterioro tal de su salud que apenas le era posible sostenerse en pie.

El sábado 16 de julio sus familiares recibieron una llamada de su abogada, que les comunicó que el prisionero había sido trasladado a la sala C del hospital Mario Muñoz Monroy en Colón, Matanzas, donde se niega a ser atendido y a tomar agua.

“Dayron fue sacado de su hogar el día 26 de octubre del 2021, encarcelado en la prisión Combinado del Sur en Matanzas, donde fue confinado en un destacamento con reclusos comunes”, detalló la publicación.

El joven forma parte de los más de 1000 presos políticos que se encuentran registrados actualmente en Cuba, según el último informe de Prisoners Defenders.

La organización precisó que, del total de los 1 046 prisioneros políticos que hay en la isla, 901 corresponden a las protestas del 11 de julio (11), un total en el que se encuentran registrados 37 menores de edad.

Según la organización, 901 personas permanecen recluidas por dichas protestas, mientras que en el último año han pasado por las cárceles del país unos 1236 presos políticos.

De los 726 presos que tienen sentencia, 246 han recibido penas superiores a los diez años de prisión.

Cuba ocupa el quinto lugar mundial en población penal por cada 100 000 habitantes, según una escala del Institute for Crime & Justice Policy Research (ICPR, siglas en inglés), elaborado en la Universidad de Londres, Reino Unido.