Niño cubano sufre accidente y tiene que esperar más de seis horas por ambulancia

Niño que se golpeó en la cabeza y tuvo varios síntomas de traumatismo debió esperar más de seis horas para que acudiese a su domicilio la ambulancia y le brindase los servicios de urgencias
Ambulancias en Cuba
 

Reproduce este artículo

Pese a los empeños del oficialismo de seguir definiendo a Cuba como una potencia médica, a diario se ven testimonios en redes sociales que apuntan hacia lo contrario y describen una realidad de carencias en la que muchas veces no es posible ni cubrir tan siquiera la más básica de las atenciones.

En ese sentido, uno de los testimonios más recientes da cuenta de cómo un niño de seis años que se dio un golpe en la cabeza y tuvo varios síntomas de alarma debió esperar más de seis horas para que acudiese a su domicilio la ambulancia y le brindase los servicios de urgencias.

“Mi hijo de seis años se dio un golpe en la cabeza y tiene varios síntomas de alarma. Vómitos, sueño, palidez, y llevamos cinco horas esperando una ambulancia. ¿De qué me sirve la salud gratis si al final es como si no hubiera?”, reclamó al Ministerio de Salud Pública (Minsap) el lunes 31 de agosto en la noche, vía Twitter, Arnaldo Robaina, el padre del menor.

Según los comentarios de otros usuarios y las respuestas de Robaina a su tuit, la ambulancia llegó seis horas y media después del llamado. Afortunadamente, no hubo que lamentar un fatal o grave desenlace.

“Le hicieron una placa y no salió nada. Le inyectaron gravinol para los vómitos. Y en observaciones hasta mañana. Gracias por la preocupación”, escribió el padre como respuesta a quienes preguntaron por la salud del pequeño.

Más adelante en el tiempo, en la madrugada de este martes, informó que le dieron el alta. “Dice el neurólogo que está bien. Ya le pudimos dar comida y líquidos. No ha vomitado más”, detalló.

Muchos usuarios aconsejaron al padre no perder de vista la evolución del niño en las próximas 48 horas, aunque de momento estuviera bien y el diagnóstico del médico hubiese sido favorable. 

Varios en Cuba temen las eventuales consecuencias de una mala atención médica, la cual va siendo cada vez más frecuente en la cotidianidad de la isla, como evidencian varias denuncias de negligencia médica y procedimientos mal ejecutados.