Nepotismo de ministro Alejandro Gil enciende el debate en redes sociales

Una publicación en Facebook sobre el "clan Gil" ha avivado el debate en torno a la “integridad” y “altruismo” de los dirigentes del régimen, supuestamente revolucionarios y ejemplos de superioridad moral.
Alejandro Gil y sus hijos, Laura María y Alejandro Arnaldo
 

Reproduce este artículo

Una publicación en Facebook de la artista cubana Salomé García Bacallao, residente en España, ha encendido nuevamente el debate en redes sociales sobre la “integridad” y “altruismo” de los dirigentes del régimen, supuestamente revolucionarios y ejemplos de superioridad moral.

“Una duda: ¿es nepotismo que ambos hijos del viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación estén a cargo de las exportaciones y la inversión extranjera en Cuba?”, cuestionó la artista en su post, donde adjuntó capturas de los perfiles en Twitter de Alejandro Gil Fernández y sus hijos Alejandro Arnaldo Gil González y Laura María Gil González.

Según refieren los perfiles, el hijo del alto funcionario del régimen ejerce como especialista de Ventanilla Única de Comercio Exterior, en el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, mientras que la hija es especialista de la Dirección de Exportaciones de la misma cartera.

Para varios opinantes en el post de García Bacallao, que ambos jóvenes ocupen esos puestos hace que la respuesta a la interrogante por ella planteada sea afirmativa, lo cual es contrario a la moralidad y la ética que continuamente gustan de presumir el régimen y sus acólitos, aunque siempre hayan sido ejemplos perfectos del “haz lo que digo y no lo que hago”.

“Cuba es un negocio familiar”, “Cuba ha sido siempre una finca” y “Eso se llama continuidad del linaje” son algunos de los comentarios que internautas cubanos han hecho en la publicación, donde la gran mayoría de los que han reaccionado afirma que se trata de un claro caso de “nepotismo, influyentismo, negocio familiar, conveniencia política, demagogia y tanto más”.

Por supuesto que es nepotismo, toda dictadura termina en eso porque la lealtad absoluta se cultiva mejor en terreno familiar, argumentó el usuario identificado como Elvis Fuentes, mientras que Sandra Contreras apuntó que cosas como esas son habituales en la clase política “revolucionaria” del régimen. “Ellos lo controlan todo y hacen lo que les venga en ganas. Se burlan del pueblo”.

En junio del pasado año, Alejandro Arnaldo Gil González, hijo del ministro de Economía cubano, Alejandro Gil, culpó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, del desabastecimiento reinante en los mercados de la isla y criticó al popular actor Luis Silva (Pánfilo) por posicionarse contra la censura al humorista Andy Vázquez, “Facundo”, en el show Vivir del Cuento.

El joven, próximo a cumplir 20 años en ese entonces según un carné del Partido Comunista de Cuba compartido por él mismo en Twitter, consideró que “(…) mucho se trabaja para que no sea así [desabastecimiento] pero criticar es fácil”. Ello, en referencia a las palabras de Luis Silva, que había dicho antes en redes sociales que a quienes habría que sancionar, en lugar de al actor Andy Vázquez, es a los responsables del desabastecimiento en los mercados de Cuba.