Miembros del MININT, quítense el uniforme: llamado de cubano exoficial de Marina Mercante

Joven cubano, exoficial de la Marina Mercante, hace un llamado a todos los que portan uniforme militar en Cuba: “Todo aquel miembro del Ministerio del Interior, policía o no, quítese el uniforme (…) están ayudando a una dictadura”
Miembros del MININT, quítense el uniforme: llamado de cubano exoficial de Marina Mercante
 

Reproduce este artículo

El joven cubano Omar Orlando Torres, segundo exoficial de la Marina Mercante, emitió declaraciones en vivo por la página de ADN Cuba este domingo 29 de noviembre, luego de que en la noche de ayer fuera agredido físicamente por la policía política, como represión a su apoyo a la lucha del Movimiento San Isidro (MSI) por la liberación de Denis Solís y el cese de las violaciones a los derechos humanos en Cuba.

Torres hizo un llamado a todos los que portan uniforme militar en Cuba: “Todo aquel miembro del Ministerio del Interior, policía o no, quítese el uniforme (…) están ayudando a una dictadura, golpeando (…)”.

El exoficial de la Marina Mercante acotó: “los que estamos promoviendo un cambio dentro de Cuba: no somos delincuentes. (…) ayer fui golpeado por el capitán de la Contrainteligencia del régimen Leonis Martínez. Me encontraba en el piso con una postura pacífica, los pies cruzados, transmitiendo por Facebook, y no estaba llamando a la violencia,  a las armas”.

“Decidí vestirme de marinero para manifestarme, con mi ropa de oficial, que llevaba 2 años en una maleta, por la retención del títulos que me hizo la Seguridad”, precisó. Torres, expulsado arbitrariamente de la Marina dos años atrás por sus opiniones y divergencias con el régimen, también señaló que se encuentra bajo constante asedio de la Seguridad del Estado.

 “En toda la zona están las personas sin Internet (…) Mi casa ha sido atacada, me han roto los cristales de  las persianas en tres ocasiones; entran y escriben en las paredes mercenario, gusano (…) cuando nunca he recibido un peso por decir lo que pienso, ni quiero porque lo hago por principios”.

“El oficial del DTI [Departamento Técnico de Investigación] del municipio Ciro Redondo, Joaquín, me llamó a mi casa con la intención de que me reuniera con él y un grupo de agentes que venían de La Habana, para devolverme mis trabajos; pero, tenía que aceptar ingresar  a la Academia Naval a partir del segundo año y si me retiraba de las redes sociales. He estado apoyando al Movimiento San Isidro y haciendo fuertes denuncias, eso ha molestado”, contó el joven cubano.

“Tengo los audios de la confrontación que tuve con él. Yo no dialogo con la dictadura”, agregó, asegurando además que los haría públicos.  

 “El Movimiento San Isidro somos todos. En la Cuba que queremos crear, que vamos a crear, porque esa dictadura se va a derrocar, tenemos que estar todos, tanto los que están en el exilio que fueron obligados a abandonar el país, como los de aquí, pero todos personas de principios”, subrayó Torres.

“No le tengo fiel en los militares, pero imagino que todavía haya algunos con algo de amor en el corazón, y sus hijos hablaran de esto que inicio el MSI, integrado por artistas contestatarios, no delincuentes. No le crean a los medios” del régimen, agregó.

 

Ayer fui para el parque a manifestarme pacíficamente con la ficha de mis antecedentes penales limpios y mi última evaluación del barco donde estaba, una evaluación de excelente, -incluso, me habían propuesto pasar a primer oficial y capitán, lo que no sucedió por lo que me hicieron-, detalló.

Torres realizó una directa en Facebook de apoyo a la protesta del MSI y en solidaridad con sus miembros que siguen en huelga de hambre o están sitiados por los órganos represivos.

Transmitió mientras estaba solo en el parque principal del municipio Ciro Redondo, en la central provincia de Ciego de Ávila, vistiendo su antiguo uniforme de segundo oficial y con un pulóver desplegado en el suelo con el rótulo “San Isidro somos todos”.

Una vez terminó su directa, explicó posteriormente en otros videos, Martínez, hermano de la fiscal municipal, le agredió físicamente, a 200 metros del Gobierno Municipal.

El saldo de la golpiza fue un dedo fracturado y un ojo lastimado, además de visibles moretones en el rostro. “Rompió también el pulóver de apoyo a San Isidro, pero no estoy dispuesto a sufrir condena por una rata como él”, expuso Torres al explicar por qué no le hizo ni le haría frente a su represor o a otros que apareciesen para silenciarlo.

“Los golpes no duelen”, sentenció el joven, al tiempo que consideró que lo más importante es que “la juventud se ha levantado” y “se respiran aires de libertad”.

“No es una victoria, pero ya se le dio frente al gobierno, a la dictadura. Por eso es que he decidido dar el paso y manifestar mi apoyo total al Movimiento San Isidro. Lo menos que nos toca a cada cubano es aportar nuestro granito de arena”, afirmó.

Pese a que su manifestación era “pacífica en solidaridad con el MSI y con los jóvenes privados de sus derechos”, Torres fue reprimido por su “osadía” y su rechazo a aceptar la propuesta que días atrás, según comentó, le hiciera la Seguridad del Estado.

De acuerdo con él, oficiales del régimen le ofrecieron ingresar a la Academia Naval a partir del segundo año, lo cual rechazó. “En el momento en que se me arrebató mi condición de segundo oficial de la marina mercante presentaba un currículo intachable. Con ustedes no se dialoga, no acepto trabajar con la Seguridad del Estado, prefiero morir en la miseria y no voy a morir en la miseria. Prefiero luchar y morir encerrado. Mi hijo va a ser libre”, dijo Torres.