Mara Tekach: "Hay que ponerse en los zapatos de estos jóvenes de San Isidro”
La diplomática pidió, además, acceso para el cuerpo diplomático y la prensa no estatal a la sede del Movimiento San Isidro, con tal de comprobar el estado de salud de los huelguistas
Mara Tekach sobre el MSI
 

Reproduce este artículo

La coordinadora de la Oficina de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado de EEUU pidió que diplomáticos y periodistas en Cuba puedan llegar hasta la sede el Movimiento San Isidro, en La Habana, donde varios jóvenes de este proyecto artístico se encuentran en huelga de hambre y en precario estado de salud.

“Instamos a que los diplomáticos tengan acceso a los jóvenes de San Isidro, hay que permitir que tengan acceso a medicamentos, a los periodistas”, dijo desde Washington Mara Tekach a Radio Televisión Martí.

La diplomática no confirmó ni desmintió versiones de que el Encargado de Negocios de la embajada de EEUU en La Habana, Timothy Zúñiga-Brown, habría intentado visitar la sede del Movimiento San Isidro, pero los guardias que custodian la cuadra se lo impidieron.

Periodistas independientes y miembros de la oposición han denunciado que agentes de la Seguridad del Estado que vigilan la zona no han dejado que vecinos, opositores, reporteros, religiosos y diplomáticos lleguen a la casa marcada con el número 955 de la calle Damas, en la Habana Vieja, sede de San Isidro, con el argumento de que la cuadra está en cuarentena.

“Este es un momento muy difícil en Cuba y hay que subrayar que hay que tomar una acción definitiva para proteger los derechos del pueblo cubano, que el mundo preste atención a la situación para que termine de una forma favorable”, dijo.

“Instamos a la comunidad internacional a proteger los derechos de estos jóvenes de San Isidro, a todos los cubanos que quieren expresarse, protestar, pensar lo que desean, pensar sin la represión del régimen”, remarcó.

Al responder a preguntas del medio, sobre si Cuba y su oposición pudieran plantear un escenario como el de Birmania, donde los militares dieron cabida a la oposición y sus líderes en la vida política del país, Tekach mostró desesperanza.

“El régimen militar cubano tiene la obligación de invitar a la sociedad civil a participar en la política, en la vida social, en la economía de Cuba. Lo que pasa es que por 60 años o más no lo ha hecho, lo ha rechazado. Entonces no tengo mucha esperanza de que lo haga”.

En la sede del Movimiento permanecen atrincherados alrededor de quince cubanos, activistas por los derechos humanos, artistas y periodistas independientes, en reclamo a la liberación del joven rapero contestatario Denis Solís, detenido arbitrariamente y encarcelado tras un juicio sumario bajo cargos fabricados y sin garantías legales.

Allí se encuentran haciendo huelga de hambre y sed por más de 140 horas: Luis Manuel Otero Alcántara (artista) y Maykel Osorbo (rapero); y en huelga de hambre: Esteban Rodríguez (activista), Iliana Hernández (periodista independiente), Osmani Pardo (activista) y Katherine Bísquet (poeta/72 horas).

La salud de dos de ellos, Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo, se deteriora a ojos vistas, según reportes de médicos que los atendieron. El acceso a la sede del MSI está restringido; la víspera, reporteros y diplomáticos intentaron entrar, pero fueron detenidos por una turba ligada al régimen y agentes de seguridad.

Los miembros del MSI sostienen que la presión internacional es indispensable para lograr la liberación del músico contestatario Denis Solís, principal reclamo de los manifestantes. Solicitan sobre todo la presión de organizaciones como la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y la Unión Europea.

Redactado con información de Radio Martí y ADN Cuba