Eurodiputado exige pronunciamiento de la Unión Europea sobre Denis Solís

Miembros del MSI sostienen que la presión internacional es indispensable para lograr la liberación del músico contestatario Denis Solís, principal reclamo de los manifestantes, pero hasta ahora han sido pocas las voces solidarias de la comunidad internacional
Bauzá pidió pronunciamiento de la UE sobre Movimiento San Isidro
 

Reproduce este artículo

El eurodiputado español José Ramón Bauzá emplazó este 25 de noviembre al alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell, a que exija la liberación de Denis Solís y el fin del acoso contra el Movimiento San Isidro de forma oficial.

“Si Borrell —militante del PSOE— y la Unión Europea no exigen inmediatamente su liberación, la vida de estos dos cubanos valientes corre peligro”, recordó el político y miembro del partido Ciudadanos en referencia a Luis Manuel Otero y Maikel Castillo, los dos huelguistas en peor estado de salud.

Bauzá compartió una publicación de Rosa María Payá en la cual recuerda que la liberación de Solís es indispensable para acabar con la huelga de hambre y sed que protagonizan algunos miembros del Movimiento, quienes están decididos a morir si no se atienden sus demandas.

Sin embargo, este 25 de noviembre el Congreso español rechazó condenar las detenciones arbitrarias de disidentes en Cuba, la segunda votación consecutiva en que los gubernamentales Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Podemos hacen valer su mayoría en un tema que concierne a la isla.


La primera votación estuvo relacionada con la censura de los crímenes del comunismo, que también rechazaron. Para las organizaciones exiliadas en España, resulta inexplicable que la extrema izquierda haya conseguido “imponer su agenda” en la política exterior.

En su intervención en la Comisión de Asuntos Exteriores, el opositor Partido Popular (PP) explicó —sin éxito— que en Cuba “sigue existiendo una feroz maquinaria represiva por parte del Estado”.

La proposición pedía al Congreso que condenara las “detenciones arbitrarias de presos políticos en Cuba” y expresara su “rechazo contra cualquier forma de discriminación y odio por motivo ideológico, como el sufrido por personas pacifistas que reclaman para el fin de las dictaduras, la instauración de una democracia plena y el respeto a los derechos humanos en sus países”.

En defensa de su negativa, el PSOE dijo desear que Cuba “avance en una democracia plena y homologable”, pero instó al PP a “abandonar la estrategia torpe” de abordar los temas de Cuba, Venezuela y Nicaragua como parte de su agenda.

Este martes el gobierno de EEUU condenó de forma “enérgica” el acoso contra los activistas que protestan pacíficamente en San Isidro y exigió la liberación “incondicional” del músico contestatario Denis Solís.

En documento oficial emitido por el Departamento de Estado, su jefe, Mike Pompeo, recordó que su país “acompaña en solidaridad al pueblo cubano y seguiremos denunciando estos abusos flagrantes contra los cubanos que ejercen sus derechos”.

En la sede del Movimiento permanecen atrincherados alrededor de quince cubanos, activistas por los derechos humanos, artistas y periodistas independientes, en reclamo a la liberación del joven rapero contestatario Denis Solís, detenido arbitrariamente y encarcelado tras un juicio sumario bajo cargos fabricados y sin garantías legales.

Allí se encuentran haciendo huelga de hambre y sed por más de 140 horas: Luis Manuel Otero Alcántara (artista) y Maykel Osorbo (rapero); y en huelga de hambre: Esteban Rodríguez (activista), Iliana Hernández (periodista independiente), Osmani Pardo (activista) y Katherine Bísquet (poeta/72 horas).

La salud de dos de ellos, Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo, se deteriora a ojos vistas, según reportes de médicos que los atendieron. El acceso a la sede del MSI está restringido; la víspera, reporteros y diplomáticos intentaron entrar, pero fueron detenidos por una turba ligada al régimen y agentes de seguridad.

Los miembros del MSI sostienen que la presión internacional es indispensable para lograr la liberación del músico contestatario Denis Solís, principal reclamo de los manifestantes. Solicitan sobre todo la presión de organizaciones como la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y la Unión Europea.