Luis Manuel Otero Alcántara responde a violación de su intimidad: Seguimos fajaos con más fuerza
El artista y opositor cubano respondió este domingo a la violación de su intimidad, presuntamente por parte del régimen, y aseguró que no le ha afectado en nada, sino que más bien le ha dado más fuerzas para seguir con su activismo
 

Reproduce este artículo

El artista y opositor cubano Luis Manuel Otero Alcántara respondió este domingo a la reciente violación de su intimidad, presuntamente por parte del régimen, y aseguró que no le ha afectado en nada, sino que más bien le ha dado más fuerzas para seguir con su activismo en favor del cambio en Cuba y el fin del régimen totalitario.

“A mí esto no me ha afectado para nada. Estoy tranquilo. Seguimos fajaos con más fuerza debido a algo importante: vivimos en un país donde un régimen de tres viejos hace cosas como éstas, violar tu intimidad”. Por eso, debemos seguir hasta lograr el fin del régimen, dijo el artista.

En una directa desde su perfil de Facebook, Otero Alcántara, llamado Luisma por amigos, seguidores y simpatizantes de su lucha, explicó que él es artista primero que todo y para él la sexualidad, la moral y la intimidad son herramientas de su trabajo.

“Y más que herramientas de mi trabajo son herramientas de mi activismo, y más que herramientas son ejercicios que nunca permitiré los usen como armas contra mí”, detalló.

“No tengo ningún tipo de problemas ni de trauma sexual para esconderme porque el régimen tenga acceso a mi vida íntima. De hecho, cuando voy a prisión, ellos cogen mi teléfono y pueden hackearlo y hacer cosas con tecnología que yo ni sé. Siempre he contado con que ellos tienen esa arma y para mí no es un arma”, agregó el activista.

Su respuesta a “la homofobia y la violación” de su intimidad por parte del “régimen de Díaz-Canel y Raúl Castro” se da horas después de que la cuenta en Facebook del Movimiento San Isidro, plataforma de artivismo (arte y activismo) que coordina, fuese hackeada por el régimen, según denuncias de sus integrantes.

El productor y activista Michel Matos, uno de los del movimiento, confirmó el hackeo a través de su perfil en la referida red social: “fue hackeada por la Seguridad del Estado” y “todos los administradores perdimos el manejo y control sobre la página en una operación en apariencia bastante sofisticada”.

Luego de la operación informática apareció publicado en la página un post que no fue emitido por ninguno de los miembros del Movimiento. “Usando además un lenguaje y unas palabras aparentemente similares a nuestro lenguaje habitual, pero muy distante en contenido”, puntualizó Matos.

“La novedad es un link donde dejan fotos íntimas de Luis Manuel Otero Alcántara, solo de su cuerpo desnudo, nada de lo que avergonzarse. Sin dudas, un proceder de la Seguridad absolutamente infantil y pusilánime. La intimidad física de cualquier ser humano no es ni debe ser motivo de vergüenza. Sí lo es, sin embargo, usar la trampa y la mentira y el robo de información privada para intentar descalificar al otro”, escribió el activista.

En su directa de este domingo, Otero Alcántara reconoció que es muy difícil probar que fue el régimen quien penetró el perfil del Movimiento San Isidro. No obstante, aseguró que ninguno tiene dudas de ello, por la manera en que siempre la Seguridad del Estado y las fuerzas represivas han actuado contra los activistas, opositores y todos aquellos que se atreven a levantar la voz en favor de la libertad y el pluralismo.

El “asesinato de carácter o reputación” es un recurso utilizado por la policía y las fuerzas represivas, sobre todo de regímenes no democráticos, para intentar quitar credibilidad a activistas y críticos del sistema político.

Para Luisma, acciones como esas, de las que han sido víctimas otros opositores y activistas, “son reprimibles y no se pueden aceptar”. Son “violencia sexual”, así como una muestra de que “el régimen cubano es machista”.

Abierto, franco y alegre sobre cómo disfruta su sexualidad, el activista llamó a darles en la cabeza a los machistas del régimen, capaces de “morirse de cáncer por no hacerse pruebas de la próstata”, “expandiendo el sexo” y disfrutándolo de las maneras que a cada cual le apetezcan.

“Ya está bueno ya de esas estructuras homofóbicas. Que saquen mis fotos íntimas acusándome de gay como si fuera algo malo es denunciable… Ser gay o lo que uno quiera ser es algo normal. No hace falta decir la palabra normal… Lo peor es que un régimen que debe velar por la seguridad, por la cultura, por crear estructuras que acaben con la homofobia y el racismo, simplemente los utiliza como una herramienta de desprestigio y para atacar a los activistas”, denunció.

“No podemos permitirlo porque no todos usan la sexualidad y su cuerpo como herramientas. A mí el arte me ha abierto en ese sentido, pero hay otras personas valerosas que luchan por Cuba a las que acciones como ésta sí les podrían perjudicar con su familia porque desgraciadamente la moral que nos enseñan nos hace ver que cosas como esas están mal”, agregó Luisma.

Por último, aludió a la opinión de activistas y artistas que dicen que el ataque contra su intimidad fue una argucia de la dictadura para desviar la atención de la muerte el viernes del preso político camagüeyano Yosvany Aróstegui Armenteros, como consecuencia de una sostenida huelga de hambre por más de 40 días.

De ser así, dijo Luis Manuel, “somos nosotros los que desviamos la atención”. Ellos pueden intentar lo que sea, pero de nosotros depende que desviemos la atención y no actuemos, agregó, al tiempo que convocó a todos a pronunciarse y reclamar al régimen por la muerte de Aróstegui.