Denuncian que ataque al Movimiento San Isidro es una estrategia para desviar la atención sobre la muerte de Yosvany Arostegui
“Alto y claro: lo que quieren es desviar la atención hacia Luis Manuel (Otero Alcántara) porque acaba de morir un preso político en prisión”, escribió en su muro de Facebook la periodista independiente María Matienzo.
Luis Manuel Otero y Yosvany Arostegui
 

Reproduce este artículo

Tras la muerte en prisión del opositor Yosvany Arostegui Armenteros este 7 de agosto, activistas e internautas cubanos han asegurado que el hackeo de la página en Facebook del Movimiento San Isidro se trata de una estrategia organizada por la Seguridad del Estado para “desviar la atención sobre la muerte de preso político” camagüeyano.

“Alto y claro: lo que quieren es desviar la atención hacia Luis Manuel (Otero Alcántara) porque acaba de morir un preso político en prisión. #NoLoPermitamos”, escribió en su muro de Facebook la periodista independiente María Matienzo.

En otro post, la reportera pidió justicia para su colega Roberto de Jesús Quiñones, condenado a un año de prisión en Cuba; para el preso político Silverio Portal, cuyo estado de salud ha empeorado en la cárcel, y para la Dama de Blanco Xiomara Cruz Miranda, a la que el régimen cubano presuntamente infectó con bacterias nocivas a la salud durante su paso por varias prisiones de la Isla.

“Que la muerte de Yosvany Arostegui no quede impune”, pidió Matienzo.

Por su parte, el escritor cubano Enrique del Risco apuntó en su muro de Facebook: “Las fotos con desnudos de opositores es un operativo seguroso para desviar la atención sobre la muerte de preso político”.

La cuenta en Facebook del Movimiento San Isidro fue hackeada este sábado “por la Seguridad del Estado”, según el productor y activista Michel Matos y otros miembros del grupo de artivistas.

Los autores del hackeo publicaron “un link donde dejan fotos íntimas de Luis Manuel Otero Alcántara (…). Sin dudas, un proceder de la Seguridad absolutamente infantil y pusilánime. La intimidad física de cualquier ser humano no es ni debe ser motivo de vergüenza. Sí lo es, sin embargo, usar la trampa y la mentira y el robo de información privada para intentar descalificar al otro”, escribió Matos.

Tras los hechos narrados, los activistas encontraron una relación directa entre la operación cibernética contra el Movimiento San Isidro y el silenciamiento de la muerte en prisión, tras 40 días en huelga de hambre, de Aróstegui Armenteros.

“Su muerte me recuerda los miles de personas que, en las cárceles cubanas, utilizan su cuerpo para protestar contra los injustos procesos penales. Me hace tener más presente a todos los activistas que como Silverio Portal son encerrados como castigo por ejercer sus derechos a expresar, criticar, protestar, reunirse y asociarse”, escribió la abogada cubana Laritza Diversent en su muro de Facebook.

Yosvany Arostegui Armenteros falleció en el hospital Amalia Simoni, de Camagüey, el pasado 7 de agosto de 2020. Tras su deceso la Seguridad del Estado prohibió que “algunos opositores” asistieran al funeral, según el activista Juannier Rodríguez.

Hasta su muerte, el opositor cubano fue miembro del Frente de Resistencia Orlando Zapata Tamayo. En 2016, su nombre formaba parte de la lista de presos políticos difundida tras la visita del expresidente estadounidense Barack Obama a Cuba.