Las vacas están muy flacas, admite prensa oficial
¿Producción de carne de cerdo? Muy limitada. ¿La de res? Ni hablar, y las vacas están muy flacas
Reses flacas en Cuba
 

Comer carne de cerdo en Cuba es más difícil de lo habitual por estos días. La carne de res es un verdadero lujo que puede costar la cárcel durante varios años, por venderla o comprarla ilegalmente, aunque el régimen la oferta en sus nuevas tiendas en dólares.      

El vacuno para alimentarse seguirá ausente en la mesa de la gran mayoría de los cubanos, pues el sistema castrista no garantiza su producción y está renuente a destrabar a los ganaderos privados, por muy pequeñas que sean sus propiedades. Ni churrasco ni leche ni queso, ni un pequeño bistecito a la vista porque las vacas administradas por la dictadura están muy flacas, y su prensa vocera lo sabe, lo admite, pero no denuncia las causas del mal.

“Hasta el momento, la producción de carne de cerdo se encuentra muy limitada debido al déficit de alimentación animal, por lo que se incursiona en la cría de cerdos capa oscura, con menos demanda en el balance nutricional y también existen incumplimientos en el aporte de carne vacuna, ocasionado fundamentalmente por el bajo peso de los animales a sacrificar”, declaró Mario Gómez Marrero, funcionario del Ministerio de la Agricultura (Minag) en Pinar del Río, al periódico oficialista Guerrillero.

El medio de prensa del Partido Comunista en la occidental provincia de Pinar del Río, aseguró que “la actividad de la ganadería, debilitada por las condiciones deficitarias que atraviesa la agricultura, sobre todo en materia de alimentación (…), busca alternativas de reproducción de especies con el objetivo de aumentar la masa animal en las diferentes áreas y proveer de proteína a la industria y al comercio nacionales”.

Gómez Marrero afirmó que la estrategia “que despliega el sistema de la Agricultura, está centrada en involucrar a todos los campesinos dedicados a la producción ganadera en el fomento de la cría de especies que puedan garantizar una parte del consumo real que necesita la población”.

Como no logran garantizar suficiente carne de cerdo y de res, se empeñan en “la obtención de especies más fuertes” en los centros multiplicadores de ganado ovino, en Guane y Los Palacios, así como a la cría del cerdo capa oscura, con un centro de reproducción ubicado en una cooperativa de El Rosario, municipio de Viñales.

Para “mitigar en alguna medida” las deficiencias productivas también fomentan la cría de especies que se reproducen en menos tiempo, como los conejos, “así como la acuicultura, en la que incursionan empresas que tienen espejos de agua, con la introducción de 30 millones de larvas de diferentes especies”, aseguró el funcionario estatal al oficialista Guerrillero.

La crisis del ganado vacuno es general en toda la isla. En junio, otro medio oficialista reconoció la debacle cuando reseñó la crítica situación en que se encuentra el ganado mayor en la oriental provincia de Las Tunas: hasta junio dos mil 954 reses habían muerto por desnutrición en el 2020, según datos publicados por el estatal Periódico 26.