La Agencia Cubana del Rap ataca a Denis Solís y al Movimientos San Isidro
La entidad oficialista cubana califica a los activistas en huelga de hambre como 'un grupo de connotados contrarrevolucionarios'.
Foto tomada de Facebook
 

Reproduce este artículo

La Agencia Cubana de Rap [ACR] divulgó, el medio oficial del Ministerio de Cultura (MINCULT) La Jiribilla, una nota de prensa como forma de repudio al rapero Denis Solis González y a quienes están protagonizando protestas pacíficas por su liberación, activistas que en su defensa se encuentran bajo asedio y en huelga de hambre en la sede del Movimiento San Isidro (MSI).

La agencia los califica como "un grupo de connotados contrarrevolucionarios" al tiempo que aseguran que  Solís, rapero encarcelado la pasada semana por el presunto delito de "desacato" "no es representativo del rap cubano".

En la nota señalan que "la voz de un principiante sin obra consolidada no puede invocarse como representativa de nuestro hip hop, mucho menos cuando se conoce que los intereses que defiende hacen parte del plan subversivo orquestado contra la Revolución Cubana y contravienen las esencias antihegemónicas y de resistencia cultural que caracterizan a lo más auténtico de este movimiento".

La nota no menciona el pronunciamiento de organismos internacionales de derechos humanos como Amnistía Internacional y funcionarios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la condena de Solís y su preocupación al respecto.

De igual forma omiten totalmente que los miembros del MSI están siendo sitiados por fuerzas policiales en La Habana Vieja y se encuentran sufriendo agresiones físicas y verbales, al tiempo que varios activistas del grupo y otros que se han solidarizado con la causa están sitiados por la Policía cubana, sufriendo cortes del servicio de internet.

Esta declaración de la Agencia Cubana de Rap es el primer pronunciamiento de una entidad oficial respecto al caso de Denis Solís. Por su parte en una revisión del caso, publicada por la organización Cuban Prisoners Defenders da fe de que las autoridades cubanas violaron el Código Penal cubano al condenarlo.