Jóvenes cubanos ayunan como protesta por el Congreso del PCC

Al menos dos jóvenes cubanos han emprendido un ayuno de 72 horas para manifestarse contra el VIII Congreso del PCC, que sesiona en severo hermetismo y sólo ofrece reportes diferidos a la ciudadanía
Yunior Bacallao, uno de los jóvenes en ayuno
 

Reproduce este artículo

Al menos dos jóvenes cubanos han emprendido un ayuno de 72 horas para manifestarse contra el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), que sesiona en el Palacio de las Convenciones de La Habana hasta este lunes.

Uno de ellos es Antonio Alonso Ortega, participante de la manifestación del 27 de noviembre frente a la sede del Ministerio de Cultura. Habría iniciado su ayuno el viernes, según informó su primo Yunior Bacallao en Facebook, quien a su vez se sumó a la iniciativa la víspera.

“Mi primo Antonio Alonso Ortega, participante del 27/N, está haciendo un ayuno de 72h desde ayer, en protesta contra el Congreso. Yo, Yunior Bacallao Alonso, participante y organizador de la protesta de los 14 de la Atenas, el 28/11/20, me le uní hoy, en ayuno, hasta nuevo aviso, en apoyo a mi primo, a la Unpacu y a todos los cubanos obligados a ayunar o mal alimentarse por la dictadura”, escribió Bacallao en su perfil de la referida red social.

Según agregó, su ayuno sería también “en solidaridad con Luis Manuel Otero Alcántara y el robo que está sufriendo, en solidaridad con todos los cubanos verdaderamente dignos que luchan por un cambio para una mejor Cuba, desde cualquier parte de Cuba”.

“No me voy a quedar en casa, seguiré trabajando para darle el sustento a los míos hasta que la salud me permita. Viva Cuba libre. Patria y Vida”, concluyó el joven, residente en Santa Marta, Matanzas, según la información de su perfil.

Críticas al hermetismo

Lo poco que se ha informado sobre el actual cónclave partidista ha decepcionado a muchos cubanos. Se esperaban anuncios de reformas profundas, cambios y aperturas, al menos en lo económico, pero el Congreso se ha publicitado en los medios de propaganda del régimen como un evento de continuidad.

El sábado, la organización no gubernamental Cubalex, que a través de la ley defiende y promueve los derechos humanos como forma de transformación social para alcanzar el restablecimiento de la democracia y el Estado de Derecho en Cuba, criticó que el evento, importante por obligación para los cubanos en tanto el PCC es el único partido permitido en la isla, sesione a puertas cerradas y sólo se emitan reportes de modo diferido.

“Abran las puertas del Congreso y transparenten lo que es por naturaleza público”, demandó Cubalex desde su página oficial de Facebook, donde además afirmó que “la ciudadanía necesita más que transmisiones parciales y convenientes”.

“Exijamos nuestro derecho a saber, verlo en vivo, en virtud de los principios de máxima revelación y máxima publicidad. Debemos poder comprobar por nosotros, la calidad y fidelidad en la información”, subrayó el equipo de especialistas de la organización.

Cubalex advirtió además que “se están tratando temas de utilidad e interés público que a toda la ciudadanía impactan, dado el alcance de este Partido como 'fuerza política dirigente superior de la sociedad y del estado...' según el artículo 5to constitucional”.

“Toda la sociedad cubana tiene el derecho a saber qué ocurre dentro del Palacio de las Convenciones, y todos los funcionarios que están dentro (reunidos desde ayer hasta el 19 de abril) tienen la obligación de transparentar las decisiones que allí se manejan”, aclaró.