Gobierno cubano prohíbe venta clandestina de divisas, pero no las ofrece al pueblo
El Gobierno cubano intentando obtener divisas a toda costa ha creado tiendas con ventas en esta moneda, únicamente mediante tarjetas bancarias. La decisión ha sido criticada por residentes en la isla dado que el salario estatal se realiza en cup o cuc, y las Cadeca son inoperantes, aceptan divisas, pero apenas venden
Espacio para cambio de moneda en aeropuerto cubano

En los últimos meses, el Noticiero Estelar de la Televisión Cubana ha dedicado un espacio para exponer la persecución policial a los delitos, lo cual ha elevado el rating del programa y el morbo en la población.

Como era de esperar, la mayoría de las contravenciones exhibidas hasta la fecha hacen hincapié en el sector cuentapropista, muestra del escepticismo existente en la cúpula de poder del Gobierno hacia el negocio privado en la Isla.

En los casos de incautación de productos agrícolas, la población se ha beneficiado directamente por la posterior redistribución en los mercados locales; pero en otros, mantiene la duda de adónde va a parar la mercancía confiscada.

Para Laura, vecina del municipio capitalino de Centro Habana, es bueno que televisen todas las irregularidades y detengan a quienes se aprovechen de las personas vulnerables en estos tiempos de pandemia.

Sin embargo, comenta a ADN CUBA que le gustaría ver también los delitos cometidos por altos funcionarios del Gobierno, sobre todo en órganos del Minint y del Minfar, que son más perjudiciales para el país y la prensa nacional los silencia a conveniencia.

A Yadira solía gustarle este espacio implementado en el Noticiero porque evidenciaba la enorme corrupción existente en el país. Incluso, llegó a bautizarlo sarcásticamente como el verdadero Tras la Huella, en alusión al policíaco cubano.

Pero todo cambió el pasado 10 de julio, cuando publicaron el decomiso de más de cuatro millones de pesos cubanos a un ciudadano que operaba un banco alternativo en Camagüey y “traficaba” divisas.

Específicamente, le ocuparon 133 293 dólares (usd), 252 700 pesos cubanos (cup), 32 753 pesos cubanos convertibles (cuc) y 425 euros (eur).

“Es una desvergüenza ese reportaje. Yo no defiendo al banquero porque estaba ganando dinero de forma ilícita. Pero, cómo van a decirle a la población que no cambie su dinero de forma clandestina y acuda a las casas de cambio (Cadeca) oficiales, cuando ninguna de estas funciona.

“Soy camagüeyana y viajo al exterior hace más de cinco años gracias a estos banqueros y vendedores ambulantes que hay en la ciudad, pues las Cadeca nunca tienen dólares o euros. Y menos ahora, que el Gobierno prohibió la venta”, refiere Yadira.

Julio, uno de los vendedores de divisas más conocidos en Centro Habana, explica que el Gobierno tiene su parte de culpa en la ilegalidad de ese negocio: “A mí me gustaría que hubiese una ley que permitiera tener un banco independiente del Gobierno, para operar de forma legal y vivir sin la presión constante de que te pueden encarcelar. Pero no lo permiten porque quieren controlarlo todo”.

Cuenta que a diferencia de los bancos estatales, ellos siempre tienen divisas y ofertas competitivas, lo que les permite atraer mayor cantidad de público. Sobre la falsificación de moneda –una presunta acusación al banquero camagüeyano- , advierte que no responde por otros, pero que en el suyo está totalmente prohibido porque resta confiabilidad con los clientes y atrae a la policía.

Como posee una cuenta bancaria en el exterior, sus principales clientes son extranjeros que compran propiedades en Cuba o se rentan en casas de alquiler, así como nativos que necesitan viajar.

Laura, la capitalina que apoya la publicación de los delitos en los Noticieros, es una clienta que valida la fiabilidad de Julio, a quien valora como su tabla de salvación cuando desea viajar.

Explica que con la tasa de cambio actual, si quiere comprar 100 dólares solo debe pagarle a Julio 108 cuc, pero a la Cadeca -en caso de que lo permitieran- casi 115, producto del gravamen aplicado en el país a esa moneda.

Según el discurso de los dirigentes, las casas de cambio oficiales se mantienen operando. La realidad es que solo aceptan divisas, no las venden.

En estos momentos, las afectaciones de estas medidas son menores porque están canceladas la mayoría de las líneas aéreas y el país mantiene cerrada sus fronteras para vuelos comerciales. Pero una vez que se declare la Fase 3 de la desescalada de la cuarentena, debe restablecerse el flujo internacional.

Vale resaltar que solo entre los meses de enero y agosto de 2019, más de 519 mil cubanos viajaron al extranjero según datos de la ONEI, lo que evidencia la necesidad de la población de adquirir divisas, puesto que la moneda cubana no tiene valor en tierras foráneas.


El tema de las divisas en Cuba resulta bastante complejo. Basta recordar que el dólar estuvo penalizado en los 90’ y varias personas fueron encarceladas por simplemente poseerlos.

En los últimos años, el Gobierno ha sentido la necesidad de obtener divisas a toda costa producto de su incapacidad productiva y las limitaciones del embargo, por lo que ha creado tiendas con ventas en esta moneda, únicamente mediante tarjetas bancarias.

La decisión ha sido celebrada por unos por el aumento de las ofertas, pero criticada fuertemente por otros dado que el pago del Estado a sus trabajadores se realiza en cup o cuc, y las Cadeca son inoperantes. Ello dificulta que las personas ingresen dinero a su tarjeta en divisa, pues no todas tienen un familiar o amigo en el exterior dispuesto a transferirle a su cuenta bancaria.

No obstante, muchos han creado sus propias alternativas. En vez de cambiar dólares producto del gravamen aplicado (10% para obtenerlo físicamente y otro 10% para ingresarlo en la tarjeta), compran euros. Luego, lo insertan en su cuenta libre de imposiciones.

A la camagüeyana Yadira este proceso le parece una burla tal como a la mayoría de los cubanos: “¿Qué necesidad tiene uno de hacer tantos malabares para comprar en las tiendas en divisas? ¿Por qué venden artículos de primera necesidad solo en esa moneda cuando el Gobierno paga los salarios en peso cubano?”

La situación parece al borde de estallar y se espera que tenga su punto más álgido cuando se retomen los vuelos comerciales hacia el exterior, porque será prácticamente imposible para algunos adquirir divisas si continúan la persecución hacia los banqueros clandestinos y la inoperancia de las casas de cambio.

Claro está, habrá quien pueda acceder a esa moneda mientras existan las remesas y ayudas familiares.

Anualmente Cuba recibe más de 3000 millones por esta vía, puesto que, según datos publicados por la ONU, tiene casi un millón 655 mil emigrantes.

Siendo las transferencias bancarias una fuente de entrada de divisas, no extrañaría entonces que se creen nuevos negocios y se fortalezca el mercado negro mediante esa vía.