Farmacia de La Habana lleva 4 meses sin agua
Residente de La Habana señala como un ejemplo de desidia, insensibilidad e irresponsabilidad, que una Farmacia capitalina lleve 4 meses sin agua
Una farmacia de La Habana lleva 4 meses sin agua por falta de voluntad política

Como solo puede suceder en Cuba, muchas veces la solución a los problemas es peor que el problema en sí mismo. Este es el caso de la de una farmacia en el municipio capitalino del Cerro que, producto de un salidero, hace más de cuatro meses que no tiene agua. 

Este 6 de julio la columna Acuse de recibo del diario estatal Juventud Rebelde dio a conocer el caso de la mencionada farmacia, gracias a una carta que enviara a la redacción el ciudadano Fernando Perera Cumerma. 
Fernando, quien es residente de la calle 4ta No. 10604, e/ 5ta y 7ma, en el Casino Deportivo, municipio Cerro, "relata que la farmacia sita en la esquina de 4ta y 5ta, hace más de cuatro meses no tiene agua", escribió el Juventud Rebelde.

La situación actual en que se encuentra la farmacia comenzó a partir de que un salidero de agua anegaba un apartamento contiguo, y luego de un sinnúmero de gestiones de la vecina y de la administradora de dicho lugar, "la Empresa Provincial de Suministros Médicos envió unos 'plomeros' que supuestamente 'resolvieron' el problema, después de varios intentos. ¿Cómo? Dejando 'seco' el establecimiento", explica Perera Cumerma en su carta.

El hombre precisa que a pesar de los trámites de la administradora con la empresa y el gobierno local, el problema persiste. "Personalmente he tratado de informaral gobierno municipal a través de su dirección de correo digital, pero los mensajes rebotan. Su página web no se actualiza desde 2018, según se informa en ella".

Cumerma lamenta esta situación y la señala como "un ejemplo de desidia, insensibilidad e irresponsabilidad", a lo que se puede añadir ausencia total de sentido de pertenencia, y hasta de falta de voluntad política, más grave aún si se tiene en cuenta que este es un lugar donde se almacenan y venden medicamentos, aunque estos en los últimos meses no sean tan abundantes, debido a la profunda crisis económica por la que atraviesa la administración de Díaz-Canel desde 2018.

Fernando Perera concluye su carta haciéndose dos preguntas: "¿Cuándo se resolverá el problema? ¿Hasta cuándo los vecinos tendremos que asumir lo que no nos toca?", y añade, como pudiera haber hecho cualquier otro cubano o cubana: "esperamos que la respuesta no sea la decisión de cerrar la farmacia".