Familia Miranda Leyva denuncia expulsión de albergue como represalia

Los opositores aseguraron que la expulsión pretende castigarlos por denunciar la golpiza recibida por los miembros más jóvenes de la familia.
Familia-Leyva
 

Reproduce este artículo

La familia opositora Miranda Leyva denunció en la noche del 30 de junio su expulsión del albergue estatal donde residían como represalia por exigir sus derechos vulnerados ante las autoridades.

En un video compartido en el sitio “Cuba, Democracia y Vida”, los opositores aseguraron que la expulsión pretende castigarlos por denunciar la golpiza recibida por los miembros más jóvenes de la familia ante autoridades judiciales y el órgano de atención ciudadana del Ministerio del Interior en la provincia Holguín.

Los funcionarios del gobierno provincial les advirtieron que debían volver a su casa, vandalizada por vecinos del lugar, supuestamente por instigación de la Seguridad del Estado, el aparato de inteligencia encargado en la isla de vigilar a los opositores políticos, entre otras labores.

El pasado 26 de junio los Miranda Leyva denunciaron la golpiza recibida por una de las adolescentes de 14 años a manos de la policía política.

Pocos días antes, el 16 de junio sufrieron una “detención violenta y con torturas por exigir nuestro derecho a la vivienda”, según testimonio de los hermanos Miranda Leyva.

Desde el 24 de junio, la familia Miranda Leyva, incluyendo a la anciana de 74 años María Casado Ureña, se encuentra en un albergue estatal en las afueras de la ciudad. “Se nos comunicó que nos tendrán aquí solo cuatro o cinco días, y que luego tendremos que irnos; es decir, para la calle”, asevera Ana Iris.

“Aunque el albergue es confortable y limpio, no tenemos acceso a la comida”, denunció. Tampoco tienen dinero para comprarla y su hermana, “Ada Iris Miranda Leyva tiene su úlcera gástrica sangrando; sin tratamiento ni medicinas”.

 

Una familia en constante acoso del régimen

 

El 18 de mayo del 2021, los miembros de la familia opositora holguinera fueron procesados en dos juicios, por delitos comunes imputados por el régimen.

Según contó Fidel Miranda Leyva en un contacto con ADN Cuba ambos procesos ocurrieron “sin ninguna garantía en cuanto a derechos humanos ni jurídicamente”.

Ana Iris Miranda Leyva, Ada Iris Miranda Leyva, Maydolys Leyva Portelles y Fidel Manuel Batista Leyva están acusados de “amenazas”, mientras que Ada Iris, la madre de los dos adolescentes que integran la familia, fue enjuiciada por el delito de “Otros Actos Contrarios al Normal Desarrollo del Menor”.

La sentencia de Ada Iris fue de 10 meses de limitación de libertad, bajo las condiciones de que debe trabajar y reincorporar a los niños al sistema educativo cubano. “Se le respondió que ella no va a trabajar y menos regresar a los niños a ese sistema violento del que hubo que sacarlos porque su vida corría peligro”, acotó en ese momento Fidel Manuel.

Desde el mes de julio de 2020, esta familia opositora comenzó a denunciar la escalada de acoso y hostigamiento de vecinos orquestados por la Seguridad del Estado, así como de mítines de odio en su contra.