Familia Miranda Leyva denuncia violenta detención

Los opositores cubanos, Ana Iris Miranda Leyva, Ada Iris Miranda Leyva y Fidel Manuel Batista Leyva, denunciaron “la violenta detención arbitraria” que sufrieron durante 12 horas el pasado 17 de febrero
Familia Miranda Leyva denuncia violenta detención
 

Reproduce este artículo

Los opositores cubanos, ex presos políticos y prisioneros de conciencia, Ana Iris Miranda Leyva (representante), Ada Iris Miranda Leyva y Fidel Manuel Batista Leyva (integrantes) del Comando Olegario Charlot Spileta, denunciaron  “la violenta detención arbitraria” que sufrieron durante 12 horas el pasado 17 de febrero, en horas de la mañana.

En un comunicado enviado a la redacción de ADN Cuba, los activistas a favor de la democracia en la isla, señalaron: “El camión en el que nos dirigíamos hasta la ciudad de Holguín, para protestar públicamente y exigir nuestro Derecho a la Vivienda, fue interceptado y secuestrado en la salida de Gibara; en la entrada de la represiva jefatura del Minint (Ministerio del Interior)”.

“En dicho operativo participaron el Tte. Coronel delegado del Minint en Gibara, esbirros de la Seguridad del Estado, las patrullas 075 y 610, policía con chapilla 22452 (una mujer que le dio un fuerte golpe a Ana Iris en el mentón), 27260 (policía de tránsito o “caballito”), agentes 27314, 07701, 07705, Figueiras (alias “Güajiro", del poblado Floro Pérez), y otros efectivos policiales y del Minint”, precisaron.

La familia Miranda-Leyva en sus declaraciones explicaron además que los uniformados del régimen “detuvieron dentro de la Unidad Policial a todos los que viajaban en el camión, incluyendo a cerca de 10 menores de edad, de unos 15 años, alumnos del politécnico de Gibara”.

“Hay que reconocer con orgullo que muchos de los que viajaban en el camión nos apoyaron durante la detención arbitraria y violenta; y rechazaron a los esbirros comunistas”, comentaron los opositores.

“En las 12 horas de detención arbitraria y violenta, sufrimos fuertes golpizas, graves ofensas morales y políticas, así como tratos crueles inhumanos y degradantes; durante este tiempo estuvimos plantados en Huelga de Hambre, se nos negó el agua y nos mantuvieron esposados en la espalda. Las esposas estaban tan cerradas que nos cortó la circulación de la sangre y nos cortó la piel”, denunciaron.

 

Según explicaron, “el esbirro uniformado del Minint de apellido Figueiras (alias “Güajiro”, de Floro Pérez) sacó una pistola y nos apuntó en la cabeza; diciendo que nos mataría si volvíamos a salir a protestar a la calle”. También informaron los activistas que fueron advertidos de que permanecían bajo arresto domiciliario.

“Cuando llegamos a la casa donde estamos temporalmente con nuestra madre y los niños, todo el lugar estaba fuertemente asediado por esbirros de la Seguridad del Estado (…)  Dicho asedio se había mantenido desde la mañana, incluso contra nuestra madre Maydolis Leyva Portelles, con nuestra misma filiación política anticomunista y status, así como contra los niños Tahimí Rodríguez Miranda (14 años) y Alain Michel Rodríguez Miranda (13 años). Debido al fuerte estrés, Tahimí ya se encuentra nuevamente afectada de la alergia de la piel”, declararon.

En su denuncia, los opositores advirtieron que “desde hace casi cinco meses la familia Miranda Leyva se halla desplazada, sin hogar, bajo amenaza de muerte, en total indefensión jurídica y en riesgo inminente de  encarcelación”.

“Responsabilizamos por nuestras vidas, libertad e integridad física y moral a la dictadura comunista cubana, a sus esbirros de la Seguridad del Estado, al Tte Coronel Delegado del Minint en Gibara, a los violentos grupos de respuesta rápida encabezados por Ania Pupo (alias “Pupote"), concluyeron.