Fallece otra cubana por COVID-19

La finada fue una ciudadana de 68 años de edad, residente en La Habana y con antecedentes patológicos de hipertensión arterial, diabetes mellitus e insuficiencia renal crónica terminal. En la capital hubo 67 nuevos positivos
 

Reproduce este artículo

Otra cubana falleció como consecuencia de la COVID-19, informó el Ministerio de Salud Pública (Minsap) este domingo 27 de diciembre en su más reciente parte, lo que eleva el número de decesos por la enfermedad pandémica en la isla a 142.

La finada fue una ciudadana de 68 años de edad, residente en La Habana y con antecedentes patológicos de hipertensión arterial, diabetes mellitus e insuficiencia renal crónica terminal. Murió de una parada cardíaca en asistolia luego de haber estado intubada y ventilada en cuidados intensivos.

Este sábado el Minsap informó también del fallecimiento de una cubana de 80 años de edad, que residía en Cienfuegos. También tenía antecedentes patológicos o comorbilidades que le hicieron más vulnerable a la nueva cepa de coronavirus causante de la COVID-19 como hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, diabetes mellitus e hipotiroidismo. Murió de un paro cardiorrespiratorio en asistolia tras cuatro días de ingreso.

En su parte informativo de este domingo, con cierre en la víspera, las autoridades sanitarias de Cuba reportaron además 167 nuevos casos de COVID-19, lo que eleva el total acumulado de positivos desde el inicio de la pandemia en la isla, en marzo pasado, a 11 205.

De los nuevos casos diagnosticados, el Minsap precisa que 70 fueron contactos de casos confirmados con anterioridad y 89 tuvieron su fuente de infección en otros países. En ocho no pudo establecerse el origen potencial del contagio, lo que siempre configura un escenario adverso para el control epidemiológico.

La Habana volvió a ser la provincia con más nuevos positivos, 67, seguida por Matanzas y Santiago de Cuba, con 26 y 17, respectivamente.

Según los datos del Minsap, al cierre del sábado 26 de diciembre se encontraban ingresados para vigilancia clínica epidemiológica 3 111 pacientes, 260 de los cuales son sospechosos de un eventual contagio y 1 350 casos confirmados y activos de la enfermedad viral.

Con los notorios incrementos diarios de nuevos casos en las últimas semanas, que rebasaron el centenar en varias jornadas y marcaron nuevos récords de contagios para un lapso de 24 horas, queda claro que la pandemia en el país aún dista de ser controlada, pese a que el gobierno había declarado casi ganada la batalla contra la enfermedad y levantado las restricciones y cuarentenas en todas las provincias.

De los casos activos, 1 332 presentan una evolución clínica estable, mientras que 18 están bajo cuidados intensivos: nueve en estado crítico y nueve graves. 

Tras la apertura de todos los aeropuertos internacionales los casos de coronavirus se dispararon en Cuba, aunque en ocasiones son menores que los que reportan países similares. Los viajeros que arriban a la isla son sometidos a una prueba rápida de COVID-19 en el aeropuerto de entrada y deben guardar cuarentena en sus hogares u hoteles durante cinco días, pero el procedimiento no está arrojando los resultados esperados.

Los nuevos contagios han superado el medio millar en cada una de las tres últimas semanas y durante ésta a punto de terminar se rebasó el millar de casos confirmados y activos por primera vez desde el inicio de la pandemia.

Ante ello, el Minsap dispuso nuevos protocolos para los viajeros que decidan ingresar en territorio cubano desde el exterior.

“Atendiendo a la situación epidemiológica internacional relacionada con la pandemia de COVID-19 y teniendo en cuenta el alto por ciento de casos detectados con fuente de infección en el exterior, luego de la apertura de los aeropuertos internacionales, se ha decidido establecer como requisito para la entrada al territorio nacional de todos los viajeros internacionales el certificado de realización de una prueba PCR con 72 horas de antelación a su arribo”.

La medida, que según el comunicado debe entrar en vigor a partir del 10 de enero de 2021, advierte que dicha constancia de PCR negativo “emitido por un laboratorio certificado del país de origen” se presentará ante las autoridades de Control Sanitario para poder ingresar al país.

Los llamados protocolos sanitarios “ya implementados en la frontera”, en los que se acostumbra a realizar una nueva prueba de PCR, se mantendrán como hasta el momento, sin tener en cuenta los resultados de la prueba anterior a la entrada, informó el Minsap en un comunicado.