Intelectual cubano: "actos de repudio" son rituales gestionados por el Estado

Abel Sierra Madero recordó los inicios de los llamados “actos de repudio” contra disidentes en Cuba, a propósito del mitin de odio y vandalismo que este lunes perpetraron contra la familia de la activista Anyell Valdés
Abel Sierra y actos de repudio. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

El escritor cubano Abel Sierra Madero recordó los inicios de los llamados “actos de repudio” contra disidentes en Cuba, a propósito del mitin de odio y vandalismo que este lunes perpetraron partidarios del castrismo contra la familia de la activista Anyell Valdés.

En la mañana del 22 de febrero, la Seguridad del Estado promovió un mitin de odio contra la opositora, una de los acuartelados de San Isidro. La residencia de Valdés (donde había niños) fue asediada e invadida. Con total impunidad pintaron la fachada de su casa para eliminar el mensaje de “Patria y Vida”, que ella había escrito para celebrar la canción del momento interpretada por Yotuel, Descemer, Gente de Zona, Osorbo y El Funky.

La indignación de muchos no se hizo esperar, y así lo expresaron en sus redes sociales. Algunos pidieron al Estado tomar medidas contra los perpetradores de tales delitos. Sin embargo, otros como Sierra Madero han señalado que es desde el mismo régimen que se instrumentaliza a esas personas y se ordena el ataque a los opositores.

“Los actos de repudio son prácticas violentas e institucionalizadas en Cuba. Son rituales gestionados por el Estado contra personas indefensas”, aseguró en Twitter el investigador y ensayista.

Abel Sierra explica que, contrario a lo que muchos creen, “se implementaron en la década de 1970, mucho antes del éxodo del Mariel”.

Para probarlo, compartió una foto de un artículo publicado en la revista “Con la guardia en alto” en 1975, perteneciente a los Comité de Defensa de la Revolución (CDR). En el texto, claramente se defiende los mítines de odio contra quienes se opongan al gobierno, violencias a las que el castrismo dio el eufemístico nombre de “actos de repudio”.

 


Abel Sierra (Matanzas, 1976) es un autor y catedrático cubano enfocado en el campo de la historia de la sexualidad. En 2006 obtuvo el premio Casa de las Américas por su libro Del otro lado del espejo. La sexualidad en la construcción de la nación cubana.

En 2009, Sierra obtuvo un doctorado en Historia de la Universidad de La Habana y en 2019 un segundo doctorado en Literatura en la Universidad de Nueva York. Ha impartido conferencias en las prestigiosas universidades Princeton,​ Harvard y Columbia, entre otras.​ Su último libro publicado es Fidel Castro. El comandante Playboy. Sexo, revolución y guerra fría (2019).

 

Solidaridad con Anyell Valdés

El locutor y presentador de noticias cubano Yunior Morales, quien hizo carrera en medios estatales y critica abiertamente en redes sociales la situación en la isla, rechazó el acto de repudio y el vandalismo que este lunes perpetraron partidarios del castrismo contra la familia de la activista Anyell Valdés.

El crítico de cine y arte Antonio Enrique González Rojas, posteó en Facebook: “No a los actos de repudio. Canalicen odios y frustraciones de otra manera. Mastúrbense...”

“¡Estamos muy mal! ¿Pensarán que con represión y vandalismo dan un buen ejemplo?, comentó Yunior Morales en la publicación de González Rojas.

El comunicador lamentó que en Cuba “estamos viviendo una pesadilla”, y señaló que los partidarios del régimen “se desmoralizan más” con actos como el de la víspera.

“¿Creen que vale la pena morir por defender violencia y maldad?”, añadió, aludiendo a la consigna de Patria o Muerte, reflotada por estos días en oposición al Patria y Vida.

Morales afirmó que “una Patria justa no contempla orgullosa atropellos para sus hijos porque piensan y opinan diferente”.

“No creo que José Martí y tantos que soñaron el bien de todos acudirían al maltrato hacia el pueblo”, expresó.

Por último, Yunior Morales aseguró que “vivir sin dignidad no es vida” y no tuvo reparos en expresar que “Cuba está sufriendo”.

Por su parte, el dramaturgo Yunior García también se expresó con fuertes palabras contra la violación de derechos humanos.

“¡Basta ya! ¡Ni un acto de repudio más! Martí jamás sitiaría la casa de una familia cubana, con niños adentro. Jamás cruzaría su cerca para infundir terror, ni lastimaría a su perro, ni mancharía sus puertas, ni escribiría en sus paredes la palabra MUERTE”.

“Eso no es Revolución, ni Izquierda, ni Progresismo, ni Justicia Social. ¡Eso es fascismo!”, advirtió el dramaturgo.

García, añadió en su publicación: “¡Qué coño nos pasa! ¿Quién tiene el coraje de ponerle freno a tanto odio? ¿Dónde están los diputados que juraron defender la dignidad plena de todos los cubanos? ¿Dónde están los funcionarios que representan a Cuba, no solo a una parte de Cuba, sino a Cuba TODA, en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas? ¿Dónde está la UNICEF? ¿Dónde están nuestros juristas? ¿Dónde están los que aman y fundan? ¿Dónde están los cubanos que todavía tienen un poco de humanidad y decencia?”

“No me vengan a hablar de pueblo enardecido y mayorías. ¡El fascismo es intolerable!”, concluyó el joven artista.

La ONG Human Right Watch también denunció el acoso y violencia desatada contra los activistas Osmel Adrián Rubio y Anyell Valdés luego de que colocaran un cartel con los lemas “Patria y Vida” y “Abajo la dictadura”.

Este lunes un grupo de lugareños convocados por la Seguridad del Estado se congregó en los alrededores para gritar consignas favorables al régimen y proferir ofensas contra los dos jóvenes.

HRW también advirtió sobre la represión de los últimos meses contra la madre de Osmel, Isabel Santos, el comunicador y colaborador de ADN Cuba, Héctor Luis Valdés Cocho, y la historiadora de arte Anamely Ramos.