HRW denuncia acoso a Adrián Rubio y Anyell Valdés
Los jóvenes protagonizan una protesta pacífica, mientras la Seguridad del Estado convoca a un grupo de vecinos para hacerles un acto de repudio.
Rubio-Protesta
 

Reproduce este artículo

Fuerzas represivas del gobierno cubano cercaron en sus casas a los activistas Osmel Adrían Rubio y Anyell Valdés luego de que colocaran un cartel con los lemas “Patria y Vida” y “Abajo la dictadura”.

La ONG Human Right Watch denunció el acoso contra los dos jóvenes y agregó que les habían suspendido el servicio de Internet, para que no pudieran mostrar al público la represión contra ellos.

En una directa que compartió ADN Cuba, los jóvenes denunciaron también que el régimen prepara un acto de repudio contra ellos y podría desalojarlos del lugar donde se encuentran.

Un grupo de lugareños convocados por la Seguridad del Estado se congregó en los alrededores para gritar consignas favorables al régimen y proferir ofensas contra los dos jóvenes.


También advirtieron sobre la represión la madre de Osmel, Isabel Santos, el comunicador y colaborador de ADN Cuba, Héctor Luis Valdés Cocho, y la historiadora de arte Anamely Ramos.

Desde su negativa a pasar el Servicio Militar, Osmel Adrián ha sido acosado y amenazado por el régimen. El domingo 18 de octubre fue detenido por casi dos horas al salir de la sede nacional de las Damas de Blanco, en Lawton, adonde había acudido para dar a conocer en las redes sociales una citación que le hicieron llegar las autoridades militares. 

Ello, como seguimiento a la carta que en septiembre entregó en el Comité Militar del municipio Cotorro, en La Habana, negándose a pasar el servicio militar bajo el actual régimen cubano.


En la misiva, el joven expresó claramente que no empuñaría armas para defender al régimen comunista y que si alguna vez "empuñara armas" sería para "tumbar la dictadura cubana".

Por su objeción de conciencia y determinación Rubio Santos ha sufrido numerosas amenazas. También su madre, quien ha sido amenazada por el presunto oficial Ernesto, el mismo que este miércoles detuvo a su hijo por salir, como un cubano cualquiera, a comprar el pan.

Osmel Adrián fue uno de los opositores que protagonizó la protesta pacífica en la sede del Movimiento San Isidro en noviembre pasado, que fue desalojada a la fuerza luego de que provocara solidaridad internacional y pusiera en evidencia el carácter represivo del régimen.