"El momento más duro fue la muerte de Payá": Eduardo Cardet
El líder del Movimiento Cristiano Liberación contó a ADN Cuba los momentos más difíciles por los que ha pasado su organización: la muerte de Oswaldo Payá y la Primavera Negra
Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano Liberación
 

Reproduce este artículo

El Movimiento Cristiano Liberación surgió hace 32 años alrededor de la figura de Oswaldo Payá, el laico católico y opositor que, tal vez, fue la figura más representativa de la disidencia cubana hasta su muerte —en circunstancias oscuras— el 22 de julio de 2012.

En declaraciones exclusivas a ADN Cuba, su actual líder, Eduardo Cardet, reconoció que su muerte fue uno de los momentos más difíciles de la organización, pues Payá era el director natural de sus actividades y bajo su liderazgo se habían realizados las iniciativas más importantes de la organización, como el Proyecto Varela.

“Estos años han sido duros, pero hay dos momentos que los considero los más difíciles; primero durante la llamada "Primavera Negra" en 2003 cuando los 75 fueron encarcelados, muchos de los cuales eran líderes del MCL, y el otro momento muy duro fue en julio del 2012 cuando el régimen asesinó a Oswaldo Payá y a Harold Cepero”, declaró Cardet.

En su momento, La Habana aseguró que Payá murió en un accidente de tránsito y que sus agentes, que perseguían y mantenían bajo vigilancia el auto donde el laico viajaba junto al joven Harold Cepero, no tenían responsabilidad en el suceso.

El coche era conducido por el español Ángel Carromero, dirigente de la organización juvenil Nuevas Generaciones del Partido Popular (PP) de Madrid, quien fue condenado por homicidio involuntario a causa de las muertes de Payá y Cepero.

Aunque el tribunal declaró a Carromero culpable de la muerte de Payá, su propia familia reportó que el auto había sido embestido varias veces con la intención de sacarlos de la carretera y provocarles un accidente. Osmel Rodríguez, un colaborador de Miami indicó que 20 días antes ya había tenido un accidente similar en el que el coche donde viajaba el opositor había quedado con las ruedas arriba.

El propio Ángel Carromero declaró antes del juicio que se trató de un accidente y negó la implicación de otro vehículo; ​ aunque una vez repatriado a España y puesto en libertad, declaró que "los servicios secretos cubanos asesinaron a Oswaldo Payá". Es probable que fuera chantajeado: libertad a cambio de dar declaraciones falsas.

Cardet está convencido de que fue un asesinato. “En primer lugar, están los extensos y bien documentados antecedentes criminales de la dictadura, las amenazas previas de muerte contra Oswaldo, los intentos previos de sabotear su auto para facilitar un accidente, un mes antes de ser asesinado fue impactado por otro vehículo de sospechosa manera ‘accidental’ que por puro milagro no les causó la muerte”.

“Además por experiencias personales que he tenido durante los arrestos, encarcelamientos, etc., les puede asegurar que el régimen a través de sus agentes amenaza a los opositores con todo tipo de cosas, entre ellas la muerte, y esas amenazas las cumplen”.

En julio de 2015, un reporte sobre el fallecimiento de Payá publicado por la Human Rights Foundation concluyó que el reporte y conclusiones oficiales del gobierno cubano sobre la muerte del disidente eran deficientes. Desde entonces, el MCL pide una investigación sin sesgos por organismos internacionales.


La trayectoria política del MCL y el Proyecto Varela

Pero la actividad de la organización no se detuvo; sigue trabajando por un cambio pacífico en Cuba, que es su objetivo declarado, como aparece en su página web. “Usamos la no violencia como forma racional y civilizada para enfrentar el odio y la intolerancia, fomentando la cultura del dialogo y la reconciliación. Consideramos que la no violencia es el método ideal para subvertir la opresión”, asegura Cardet.

Esta organización de inspiración demócrata-cristiana ya tiene en su haber muchas iniciativas: “Un cubano, un voto”, “¡Plebiscito ahora!”, “Proyecto Varela”, “Ley de Reencuentro Nacional" (“Proyecto Heredia”), “El Camino del Pueblo”, Programa “Todos Cubanos”, “Hoja de Ruta para el Cambio”, “Proyecto de Ley de Amnistía”, “Diálogo Nacional” y “Declaración de Libertad de los Cubanos”.

La iniciativa “Un cubano, un voto” propuso el establecimiento de una nueva ley electoral en Cuba, enfocada en restaurar el derecho al sufragio libre, sin mirar el país en que resida.

Igualmente, la propuesta buscaba que los candidatos a puestos de representación residan de manera estable en los lugares por los que han sido propuestos y no como ocurre en la actualidad.

Un punto importante es la indicación de que los militares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior queden fuera de aspiraciones al proceso electoral.

Sin lugar a dudas, el Proyecto Varela (redactado en 1996 y 1997) fue la iniciativa del MCL más conocida en el ámbito cubano y mundial. Unos 25 000 cubanos dieron el sí a la propuesta y lo hicieron firmando y ofreciendo sus nombres y apellidos, dirección particular y número de identificación personal.

Payá y sus más cercanos colaboradores se presentaron ante la Asamblea Nacional del Poder Popular y entregaron 11 020 firmas en mayo del 2002 y 14 384 en octubre del 2003. Ya Oswaldo Payá había recibió el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia en 2002, por parte del Parlamento Europeo.

La vista del presidente estadounidense Jimmy Carter a La Habana dio un espaldarazo a la iniciativa ciudadana del MCL. Carter sugirió ante micrófonos y cámaras de la televisión cubana que el Proyecto Varela fuera publicado en el diario oficial Granma, para conocimiento de todos los cubanos.

El resultado fue la represión y una manipulada reforma de la Constitución —organizada y divulgada directamente por el difunto Fidel Castro— en la cual se incluyó en el texto el carácter irreversible del socialismo.


Un "regalo" por el aniversario 32

Este 8 de septiembre, día en que el MCL cumplía 32 años, el gobierno cubano envió un “mensaje de felicitación” a sus miembros de la manera en que sólo ellos saben hacerlo: con vigilancia sobre las casas donde habitan.

“La vigilancia fue desde el día 7, hasta ayer por la noche —8 de septiembre. Varios agentes patrullando con regularidad en motos y a pie por las calles adyacentes. Vigilancia a cierta distancia, personas de los grupos paramilitares de respuesta rápida”, aseguró Cardet a ADN Cuba.

“Juan Carlos Almaguer, no pudo llegar hasta mi domicilio para participar en la celebración, pues los oficiles Liosbel y Alexander se lo impidieron”, agregó.

Ayer martes otras figuras representativas de la sociedad civil fueron arrestadas o puestas bajo vigilancia. Entre ellos, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer y su familia.

La detención de Ferrer se suma a un conjunto de arbitrariedades cometidas por el régimen en esta jornada, día de la procesión de la Virgen de la Caridad y de la convocatoria de la "Revolución de los girasoles".

Eduardo Cardet fue detenido violentamente en noviembre de 2016, tras hacer declaraciones a la prensa extranjera sobre el fallecido dictador Fidel Castro. El activista, acusado del presunto delito de “atentado contra la autoridad”, fue condenado a tres años de cárcel y puesto en libertad condicional el 4 de mayo de 2019, a pesar de haber cumplido la sentencia.

Amnistía Internacional declaró a Cardet preso de conciencia por haber sido encarcelado “solamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión”.