Rosa María Payá: "La dictadura me arrebató a mi padre"

A los 8 años de la muerte del activista cubano Oswaldo Payá Sardiñas, su hija Rosa María Payá sostiene que el accidente que sufrió el líder del Movimiento Cristiano Liberación fue “un atentado perpetrado por la policía política cubana”
Rosa María Payá junto a su padre, Oswaldo Payá. Foto tomada de Radio TV Martí.
 

Reproduce este artículo

Cuando era aún una adolescente Rosa María Payá enterró a su padre. Por desde niña temía lo peor, según ha declarado “sabía que el régimen cubano no lo perdonaría”.

“La dictadura me arrebató a mi padre”, es lo primero que le provoca decir en el octavo aniversario de la desaparición física de Oswaldo Payá Sardiñas, gestor del Movimiento Cristiano Liberación,  quien murió en un accidente que la familia denuncia como “un atentado perpetrado por la policía política cubana”.

La joven activista, coordinadora de la iniciativa ciudadana Cuba Decide, comentó a Radio Televisión Martí: “Para mí, y para mi familia, ha sido muy difícil acostumbrarme a vivir sin su presencia física, sin su alegría, sin sus consejos”.

“Es muy duro no poder conversar con él, preguntarle las dudas que tengo, no poder contarle lo que está pasando en mi vida”, lamentó, señalando además que el mismo dolor es el que sufren su madre y hermanos.

Oswaldo Payá Sardiñas fue el fundador y organizador del Proyecto Varela, mediante el cual, amparado por la constitución, recolectó las firmas necesarias para presentar al gobierno una solicitud de cambios en la legislación.

El opositor cubano falleció luego de que el automóvil en que viajaba por la localidad de La Gavina, en la provincia de Granma, fuera embestido por otro vehículo. Su hija Rosa María Payá, desde entonces sostiene que la muerte de su padre “no fue accidental”. “Hay testimonios de que había un carro persiguiendo al auto en que viajaban los disidentes e intentando desestabilizarlo y sacarlo de la carretera”.

Payá, Premio Sájarov de los Derechos Humanos, iba acompañado por el opositor Harold Cepero y dos amigos extranjeros solidarios. En la página oficial de Oswado Payá Sardiñas se halla lo siguiente: "Responsabilizamos a la junta militar cubana y al general Raúl Castro por la vida de nuestro líder Oswaldo Payá y por la de sus acompañantes. Les responsabilizamos por esta agresión premeditada contra sus vidas".

“No somos los únicos a quienes la dictadura le ha arrebatado a una persona tan amada”, refirió Rosa María. “Creemos que cada uno de los responsables del asesinato de mi padre y Harold enfrentarán la justicia divina”, señaló con firmeza durante la entrevista publicada por Radio TV Martí”.

 “La impunidad con la que esos asesinos le quitaron la vida a mi padre y a Harold, pero, además, la impunidad con la que la dictadura ejerce la represión y la violencia contra cada uno de los cubanos que se atreve a tener una expresión alternativa”, recalcó.

“Orden que solo pudo venir de Raúl y Fidel Castro, y por eso hemos ido a Naciones Unidas, y está el caso abierto en la relatoría de crímenes extrajudiciales. Es un hecho demostrado, y por eso seguiremos trabajando hasta que se haga justicia y acabe la impunidad de esa dictadura”, concluyó Rosa María.

Este miércoles, a las 7:00 PM, la familia Payá y los promotores de Cuba Decide celebran una misa dedicada a Oswaldo Payá y Harold Cepero, en la iglesia Saint Raymond, 3475 SW, 17 St, Coral Gables.

Hoy también, el Subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE. UU, Michael G. Kozak, recordó este miércoles en su cuenta de Twitter al activista político cubano.

“Dirigió un movimiento de principios y pacífico por la democracia, la libertad de expresión y el respeto a los derechos humanos en Cuba.  Hoy, 8 años después de que Payá fuera asesinado, los EE.UU. continúan apoyando su visión de una Cuba libre”, escribió el diplomático estadounidense jefe de misión en la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana entre 1996 y 1999.