Carromero dice que régimen cubano lo usó para tapar asesinato de Payá

El político español, que conducía el auto en el que viajaban los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero el día de su muerte, aseguró que el juicio en su contra fue una "farsa"
 

Reproduce este artículo

El político español Ángel Carromero, condenado en Cuba por la muerte de los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero en un supuesto accidente de automóvil, en 2012, dijo el martes que el juicio al que fue sometido fue “una farsa” y que él fue usado para encubrir la responsabilidad del régimen.

Carromero, jefe de las juventudes del Partido Popular español el año del accidente, viajó a Cuba junto al político sueco Jens Aron Modig para conocer al Movimiento Cristiano de Liberación, fundado y encabezado por Payá.

El día del accidente, según manifestó en la audiencia virtual celebrada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la denuncia de los familiares de Payá y Cepero contra el Estado cubano por su presunta responsabilidad en lo ocurrido, fueron embestidos por carros de la Seguridad del Estado cubana que los sacaron de la carretera y los hicieron impactarse contra un árbol.

Dichos carros, de acuerdo con el político español, los iban vigilando durante todo el viaje y Payá pudo identificar por el color de las chapas (matrículas) que se trataba de vehículos de los órganos de vigilancia y represión del régimen.

“Nos iban siguiendo cada vez más cerca, nos golpearon y nos sacaron de la carretera, me sacaron del coche, me llevaron, perdí el conocimiento”, afirmó Carromero, cuya versión desde que salió de Cuba como parte de un acuerdo entre los gobiernos de la isla y España se ha mantenido siendo coherente, pero distinta a lo que afirmó cuando fue juzgado.

En ese entonces, el español aceptó el cargo que le fue imputado por conducción temeraria con resultado de muerte, mismo que le valió para ser condenado a cuatro años de prisión en Cuba.
Por el referido acuerdo intergubernamental, Carromero pasó la mayor parte de la condena en España.

Sobre su aceptación de la versión del régimen estando en Cuba, el político aseveró en la audiencia que “estuvo secuestrado seis meses tremendos” y que nunca hizo una confesión real, sino que fue “obligado” a leerla ante cámara, con palabras y localismos que no se utilizan en España.

Añadió que despertó golpeado en la cabeza y rodeado de militares en un hospital, donde le mantuvieron incomunicado y le hicieron leer una confesión en la que aceptaba la versión oficial y se declaraba culpable del accidente, causado por su presunta conducción a exceso de velocidad.

Además de Carromero, en la audiencia ante la CIDH testificaron Ofelia Acevedo, viuda de Payá, y Rosa María Payá, su hija y seguidora de su camino de lucha por el cambio político y la democratización de Cuba.

“Ambas urgieron con lágrimas en los ojos que se haga justicia mediante el reconocimiento de que el régimen de los Castro ‘asesinó’ a ambos opositores, como, según dijeron, demuestran las evidencias presentadas”, reseñó la agencia de noticias EFE.

Acevedo y Payá destacaron que tanto antes como después de la muerte del opositor cubano, ideólogo del Proyecto Varela, la familia era hostigada y amenazada por la Seguridad del Estado.