Castrismo protesta ante suspensión de cuenta de su Ministerio de Cultura en Twitter

Un funcionario cultural del régimen protestó ante la suspensión en Twitter de varias cuentas asociadas al Ministerio de Cultura, sin cuestionarse las continuas censuras y bloqueos de acceso de las que otros contenidos son objeto en la isla
Alexis Triana
 

Reproduce este artículo

Pese a que la censura, prohibiciones y bloqueos forman parte de su arsenal cotidiano, el castrismo cubano suele reaccionar rápidamente cuando son ellos objeto de sanciones y suspensiones por parte de empresas privadas del ciberespacio como Twitter y Google.

Le gusta victimizarse y llamar a la solidaridad colectiva contra “el enemigo que intenta silenciarlo”, sin cuestionarse en lo más mínimo sus habituales actos represivos y violatorios de las libertades más básicas como la de expresión.

En tal sentido, el periodista y comunicador oficialista Alexis Triana protestó recientemente en su cuenta personal de Twitter por las suspensiones en esa red social de varias de las cuentas asociadas al Ministerio de Cultura (Mincult) del régimen.

“Llegamos casi a medio centenar de seguidores en nueva cuenta postbloqueo 
@CubaEsCultura apenas en 72 horas. Como en Girón, cada cuenta que nos sigue es una bofetada a quien en esta plataforma ha bloqueado a más de 50 cuentas de la Cultura cubana”, escribió Triana, director de CREART, la dirección de Comunicaciones del Mincult.

“Suspendieron @CubaCultura en más de 8 mil 500 Seguidores y
@artedelocubano, que venía de bloqueo anterior. Lo mismo con cuenta histórica de LaJiribilla en 12 mil Seguidores. Además de Galería Génesis y El Periódico Cubarte. Burdo ejercicio de censura de Twitter contra Cultura en Cuba”, agregó el funcionario.

Además de esas cuentas de instituciones oficiales, Triana afirmó que la red social del pájaro azul bloqueó cuentas de viceministros de Cultura, como María Elena Salgado y Fernando León Jacomino. “Mienten cuando afirman que es por violar normas de Twitter. Promovemos Arte y Cultura #ConLaMismaEstrella”, sentenció.

En los escasos comentarios que el hilo del funcionario ha generado hasta el momento se ve un apoyo mayoritario a sus palabras, cual si de un ejercicio sincronizado de promover un punto de vista se tratara.

El régimen cubano y sus defensores acusan a Google y Twitter, empresas privadas, de “bloquearlos” con frecuencia, e incluso llegan a decir que es una censura política, cuando esto nunca ha ocurrido sin que las compañías muestren razones acordes a sus propios términos de servicio.

A finales del pasado mes, Google suspendió los canales en YouTube de programas y medios oficialistas como la Mesa Redonda, Cubavisión Internacional y Granma. La razón dada por el gigante tecnológico para la medida es que dichos canales infringían “las leyes de exportación” de Estados Unidos.

“Google Inc. es una compañía estadounidense, y el gobierno de los Estados Unidos considera que se trata de una exportación cuando una persona descarga un software desde nuestros servidores fuera de ese país. De acuerdo con las leyes de exportación de los EE.UU., es posible que las transferencias de aplicaciones de Google Play a países embargados estén prohibidas. En consecuencia, Google bloquea las descargas en estos países”, comunicó la empresa tecnológica, que luego de revisar los canales y comprobar que los contenidos no violaban la ley estadounidense los restableció.

Un proceder muy diferente al del castrismo, que censura portales y medios como ADN Cuba por sencillamente informar de la realidad cubana al margen de los controles y censuras partidistas, como establece el modelo comunicativo del régimen.