Policía vigila la casa de opositor cubano Eduardo Cardet
El Movimiento Cristiano de Liberación, fundado por Oswaldo Payá, cumplió 32 años este martes y el régimen le envió un regalo a su líder, Eduardo Cardet: varios agentes de policía para que lo vigilaran
Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano de Liberación
 

Reproduce este artículo

La policía cubana mantiene bajo vigilancia la casa del opositor cubano Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano de Liberación, otro de los disidentes que este 8 de septiembre fueron puestos bajo vigilancia o arrestados en toda la isla.

Una publicación del activista recordó que su organización cumple 32 años de fundada y aún se mantiene viva, a pesar de la feroz represión que sus miembros han tenido que enfrentar.

“Estos años han sido duros: persecución, represión, cárcel, destierro, aislamiento, asesinato de nuestros líderes; pero también fecundos, ahí están el Proyecto VarelaEl Camino del Pueblo, el Proyecto HerediaUn Cubano un Voto entre otros; formidables expresiones de movilización ciudadana en aras de exigir los derechos que el régimen niega al pueblo cubano”, señaló.

Eduardo Cardet fue detenido violentamente en noviembre de 2016, tras hacer declaraciones a la prensa extranjera sobre el fallecido dictador Fidel Castro. El activista, acusado del presunto delito de “atentado contra la autoridad”, fue condenado a tres años de cárcel y puesto en libertad condicional el 4 de mayo de 2019, a pesar de haber cumplido la sentencia.

Amnistía Internacional declaró a Cardet preso de conciencia por haber sido encarcelado “solamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión”.


Hace 32 años Oswaldo Payá Sardiñas, hoy fallecido, y un pequeño grupo de laicos de la Parroquia de El Cerro, en La Habana, fundaron el Movimiento con el objetivo de lograr el cambio pacífico y democrático en la isla, recordó Carlos Alberto Payá, representante en Europa de la organización.

Este martes otras figuras representativas de la sociedad civil fueron arrestadas o puestas bajo vigilancia. Entre ellos, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer y su familia.

La detención de Ferrer se suma a un conjunto de arbitrariedades cometidas por el régimen en esta jornada, día de la procesión de la Virgen de la Caridad y de la convocatoria de la "Revolución de los girasoles".

Varios opositores y periodistas cubanos, entre ellos colaboradores de ADN Cuba, han sido asediados o vigilados por las fuerzas represivas.

Altos dirigentes del gobierno cubano, entre los que figura Mariela Castro y el propio presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, se han declarado devotos de la imagen de la virgen; los mismos que defienden un régimen que no cree en libertades religiosas ni de ninguna otra índole.

La iniciativa opositora “Revolución de los girasoles” disparó las alarmas del régimen que intenta contrarrestar las acciones ciudadanas con la represión. La Unpacu a través de acciones pacíficas con el uso de esta flor convocó a “todos los cubanos vivan donde vivan” a sumarse a “acciones cívicas” que se desarrollarán en apoyo a las demandas de “las plataformas Cuba en Crisis, por la liberación de la Ayuda Humanitaria y Cuba Decide por el cambio democrático”.