Día del Orgullo LGBT+ en Cuba: poco que celebrar

En Cuba, poco que festejar tienen muchos activistas LGBT+ por estos días, entre agresiones y olvidos de las instituciones controladas por un Estado de tradición homófoba
Marcha independiente LGBT en Cuba. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

El Día Internacional del Orgullo LGBT+ (lesbiana, gay, bisexual, transexual…) se celebra en gran parte del mundo cada 28 de junio, para recordar las protestas de Stonewall (Nueva York, EEUU) ocurridas en el año 1969.

Pero en Cuba, poco que festejar tienen muchos activistas por estos días, entre agresiones y olvidos de las instituciones controladas por un Estado de tradición homófoba.

El Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), institución oficialista dirigida por Mariela Castro, hija del general Raúl Castro, se pronunció sobre el Día del Orgullo Gay –como también se le conoce– con un par de publicaciones divulgativas en redes sociales, explicando el origen de la conmemoración. Sin embargo, estos posts parecieran concebidos para cumplir con la efeméride de rigor, más que para incidir en el mejoramiento de la comunidad.

Por el contrario, plataformas independientes como el 11M, la campaña Ahora Sí y la Alianza Afro-Cubana, entre otras, son las que inciden por estos días en los barrios promoviendo igualdad de derechos para la comunidad LGBT+ en el contexto del Nuevo Código de las Familias.

Raúl Soublett, líder de la Alianza Afro-Cubana, criticó que el Cenesex también haya escogido este día para celebrar que la empresa estatal de turismo Gaviota “anunció hoy 28 de junio #DíaDelOrgullo que muy pronto La Habana tendrá su primer hotel para las personas LGBTIQ+. Es una falta de respeto grandísima”.

Para el activista, “hoy lo que deberían anunciar aprovechando la fecha es que el nuevo Código de las Familias no será sometido a un referendo, que las personas trans tendrán finalmente una ley de identidad de género. En fin, todos los derechos para todas personas”.

“Una vez más vemos cuáles son las prioridades. Dinero, dinero y dinero. ¡¡¡¡Menos hoteles y más derechos!!!! ¡¡¡¡Hoteles para todas las personas!!!!! Garanticen leyes que nos protejan de la discriminación, de la violencia”, exigió Soublett.

Es que, de acuerdo con Norges Rodríguez, el Cenesex se dedica principalmente a hacer pinkwashing (lavado de imagen “rosa”) de la dictadura. Criticó en Twitter, a propósito de la agresión sexual contra un reportero de ADN Cuba en una unidad policial, que “es el mismo gobierno que puso una bandera arcoíris en la fachada del Minsap” para aparentar tolerancia y diversidad.

En la víspera del Día Internacional del Orgullo LGBT+, Héctor Valdés Cocho denunció que fue agredido sexualmente por dos hombres sin identificar, dentro de un calabozo del cuartel policial de Aguilera, municipio Diez de Octubre.

Según contó el colaborador de ADN Cuba, los agentes de la PNR lo internaron primeramente solo en una celda, pero a los pocos minutos entraron dos hombres de unos 30 años. “Al momento comenzaron a ofenderme por mi orientación sexual (…); hasta que uno de ellos, el más fuerte, me preguntó si yo era el pajarito de las redes sociales, la damita que vivía en San Isidro. Al ver que yo no les contestaba comenzó lo que hasta este entonces sería para mí, el capítulo más espantoso de mi vida”, explicó.

Uno de los hombres le aguantó los brazos y lo pegó contra la pared, mientras el otro intentaba tocarle los glúteos, al tiempo que le decían en el oído que “ellos sabían cómo tratar a las princesas”. Semejante agresión, ocurrida en una institución del Estado, no provocó ningún pronunciamiento de condena por parte del Cenesex.

“Cuba está muy lejos de celebrar el Día del Orgullo Gay o una jornada contra la homofobia tal y como es, aunque insistan en decir que existe un centro [el Cenesex] que protege y vela por los derechos de las personas LGBTQ+. Yo digo que es mentira, todos sabemos perfectamente los derechos que defienden bajo la dirección de Mariela Castro”, declaró Valdés a este medio.

Opina que el Cenesex solo aboga por quienes sean favorables al régimen. “Vemos muy a menudo casos de activistas independientes de la comunidad que sufren día a día el acoso, la transfobia institucional, la homofobia institucional y nadie vela porque esos derechos sean respetados y sus denuncias respondidas con justicia”.

Según Héctor Valdés, al Cenesex tampoco “le importa lo que suceda tanto a mujeres trans, como a personas homosexuales y bisexuales que practican el sexo transaccional, no le importa para nada lo que pueda ocurrir en esos sitios… por todo esto digo que Cuba está muy lejos de celebrar un Día del Orgullo Gay como se debe, independientemente de los esfuerzos independientes”.

Otro activista, Jancel Moreno, es del criterio de que al Cenesex no le interesa celebrar la histórica fecha porque consideran “que es impuesta desde afuera. Aun así, cada 28 de junio que pasa van creciendo las ganas de repetir otro 11M [manifestación independiente del 11 de mayo del 2019, en Cuba], pero esta vez para defender nuestro orgullo”.

Moreno dijo a ADN Cuba, que “la homofobia sigue presente en todas partes en la isla, ahora además se expresa en redes. Con un comentario, una reacción, dejando de seguir, etc.”

“En Cuba este tipo de situaciones se ven con mayor frecuencia, conozco de personas que dejan de ver series, telenovelas o películas solo por escenas de contenido gay”.

“Falta muchísimo por hacer, y para superar esos episodios hay que seguir luchando, mostrando los colores de la diversidad, sintiéndonos libres. Transformar el miedo en ganas de luchar, como dijo Ricky Martin”.

Jancel Moreno se refiere a un mensaje viral publicado por el cantante y actor boricua en Facebook, a propósito de la celebración del 28 de junio.

Ricky lamentó los ataques discriminatorios recibidos por unas fotos junto a su esposo, que hizo para una revista. “Lo más que deseo en esta vida es que todos podamos sentirnos libres, orgullosos de nosotros mismos, felices, que seamos amados, respetados y aceptados. Que podamos expresarnos cómo nos nace sin tener represalias o ser castigados”, dijo el puertorriqueño.

Lo mismo desea la comunidad LGBTIQ+ cubana, y no espera por el Cenesex para conseguirlo.