Transfobia e intimidación de policía política contra activista Mel Herrera

La policía política del régimen cubano detuvo e intimidó en La Habana a la activista e intelectual trans Mel Herrera, denuncian en redes sociales, en el contexto de una ola represiva contra el Movimiento San Isidro y el 27N
Mel Herrera, activista trans cubana
 

Reproduce este artículo

La policía política del régimen cubano detuvo e intimidó en La Habana a la activista e intelectual trans Mel Herrera, denuncian en redes sociales, en el contexto de una ola represiva contra el Movimiento San Isidro y el 27N.

“La persona que está detrás de este perfil [de Facebook] Yasser Gutiérrez parece estar relacionada con la detención, acoso e intimidación” de la joven, denunció la artista e intelectual feminista Salomé García Bacallao.

García, que se puso en contacto con Herrera una vez que la liberaron, explicó que la activista “se había acercado al Parque Fe del Valle, preocupada por [el periodista] Maykel González Vivero y Danielito Tri Tri [Daniel Triana, actor]”, que estaban en paradero desconocido y luego se supo que los habían trasladado arrestados junto con Nelson Julio Álvarez Mairata, a la estación policial de Infanta y Manglar.

“Esta persona [Gutiérrez] conocía el deadname de Mel, había visto la directa completa que ella transmitió mientras se acercaba al parque por el Boulevar San Rafael, y la identificó enseguida. Tres hombres, que no se identificaron la llevaron a un carro, le preguntaron quién la había convocado, qué relación tenía ella con el 27N y por qué había transmitido esa directa”.

Salomé García continuó: “A pesar de que Mel les exigió que la llamaran con su nombre femenino en correspondencia con su identidad de género, insistieron en llamarla por el nombre que aún está en su carnet de identidad. Además de violar sus derechos a la libertad de movimiento, de asociación, de expresión, con esta expresión de transfobia intentan atentar contra la dignidad de la activista por los derechos LGBTQ+. ¡¡¡MEL ES UNA MUJER!!!”

La artista añadió que a Mel Herrera “le quitaron su celular un momento. Ella no sabe si le hicieron algo. Le dijeron que tenía que irse a su casa en Guanabacoa. Mel va a ir a donde quiera, pues es su derecho. Está a salvo, pensamos, pero me pide que haga pública esta denuncia pues no se atreve a publicar en su perfil”.

García Bacallao aclara en sus redes sociales que Mel Herrera “no es parte del 27N o del Movimiento San Isidro. La vigilancia y el cerco represivo cada vez se extiende a más personas. A quienes están saliendo a la calle, les ruego que tengan un lugar seguro a donde ir en caso de que sientan que están siendo perseguidxs. Tengan contactos para casos de emergencia”.

El Instituto Internacional de Artivismo “Hannah Arendt” (Instar) denunció la agresión a la “intelectual trans cubana, acosada e intimidada por agente del Estado”, al término de una directa en Facebook emitida desde el boulevard de San Rafael, a donde acudió para interesarse por “el paradero de sus amigxs activistas LGBTIQ+”, detenidos arbitrariamente. Además, denunció el “perfil en redes de su acosador transfóbico”, al parecer vinculado con el régimen.

Otra activista, la actriz Kiriam Gutiérrez, se refirió a la agresión: “Que paradoja, en el día de ayer el órgano oficial del CC del PCC [Partido Comunista] el periódico Granma publicó un artículo sobre el necesario uso del lenguaje inclusivo, sobre el código de familias y el respeto a las identidades. Hoy una mujer trans (…) fue detenida, interrogada y llevada a un auto por tres hombres que no se identificaron, violando así su libertad de movimiento, asociación y expresión, además de ser tratada por su nombre de nacimiento y no por el nombre que ella exigió ser tratada, el nombre acorde con su identidad de género, clara expresión de transfobia, intentando así humillarla”.

Kiriam añadió que la joven es “una pacifista, una mujer que solo pide más poesía, más amor y más flores. En estos momentos está a salvo, pero tiene mucho miedo, teme a la violencia, teme a la represión, teme al acoso”.

Mel Herrera este miércoles se pronunció en su perfil de Facebook “contra todo tipo de violencia: sexual, económica, psicológica, política, de género, médica, institucional, etc; a la erradicación del odio político, al diálogo nacional, a que podamos convivir con diferentes criterios sin que unos agredan a otros, sin que nos lleguemos a deshumanizar, sin ciberacoso, sin convertirnos en los abusadores del aula pero ahora en las redes, sin que la solución de conflictos sea por la vía de la violencia o la armada, sin intervenciones militares, sin drones, sin cercos policiales, sin actos de repudio, allanamientos, sin detenciones arbitrarias, sin la violación de uno solo de esos que han definido como derechos humanos”.

“Menos policía y más poesía y flores”, pidió para Cuba la activista.