Denuncian en Cuba pérdida de piñas: "Prefirieron que se pudrieran antes de vendérselas al pueblo"

Un cubano denunció en Facebook que “150 quintales de piña se echaron a perder por culpa del mal trabajo y la corrupción de muchos dirigentes” de una fábrica en Jagüey Grande, provincia de Matanzas
Piñas podridas en el suelo
 

Reproduce este artículo

Un cubano denunció en Facebook que “150 quintales de piña se echaron a perder por culpa del mal trabajo y la corrupción de muchos dirigentes” de una fábrica en Jagüey Grande, provincia de Matanzas.

El usuario identificado como Elier Calvo, aseguró que “prefirieron que [la carga] se pudriera antes de vendérsela al pueblo con la necesidad que tenemos hoy en día y la situación en que estamos y ellos solo preocupándose por sus propios intereses”.

Calvo, quien al parecer es un campesino cubano, realizó la denuncia en el de Facebook “Noticias de Cuba y el mundo 2.0”.

Su publicación está ilustrada con dos imágenes donde se ve cientos de piñas en el camión, y luego en el suelo echada a perder, así como un video de varias personas arrojando las frutas desde lo alto del vehículo.

Según el campesino, llevará la denuncia hasta las autoridades del régimen, mediante una carta al presidente Miguel Díaz-Canel, con fotos y videos de la pérdida de su producto.

“Por su culpa perdí 15 mil pesos y después exigen que los campesinos acopien los productos sin contar el tiempo que se demoran en pagar”, lamentó.

Calvo apuntó como responsables directos a los dirigentes de esa provincia occidental: “Díganme ustedes al ver lo que les importa este país, este pueblo, a esos dirigentes de la provincia de Matanzas como el de la agricultura, el director de la fábrica de Jagüey y otros y después se llenan la boca diciendo que hay que tener solidaridad, ser revolucionario, luchar por nuestro país”.

Según el campesino, nadie le paga esa piña porque “dicen que eso no es su culpa [,] si ni tan siquiera avisaron para decir que la empresa no iba a recibir más ese producto y todo porque le da más resultado o mejor dinero para su bolsillo [comprar] el mango”.

Su publicación en el grupo de Facebook, con más de 46 mil miembros, se ha vuelto viral con casi 600 veces compartidas hasta el momento y numerosos comentarios. Muchos usuarios responsabilizaron a las máximas autoridades en Cuba, cuyo sistema facilita hechos como este en un contexto de grave escasez de alimentos.

Captura de pantalla de la denuncia en Facebook

Captura de pantalla de la denuncia en Facebook


El problema es que lo hacen y no pasa nada y si lo hacen queda internamente entre ellos”, afirmó escéptico uno de los internautas. Otros alentaron al campesino en su denuncia: “eso es lo que tienes que hacer, no quedarte con los brazos cruzados”; “esto es criminal y merecen que se les aplique el máximo rigor de las leyes”; y “eso es muestra del mal manejo que tenemos en este país”, son algunos de los comentarios.

En medio de la crisis agravada por la pandemia del coronavirus, varios campesinos han denunciado al Estado o sus instituciones por entorpecer a los productores la venta de frutas, viandas y carnes.

A mediados de mayo, el cubano Juan José Gómez Oro, de la zona de Los Negritos, en la provincia de Holguín, aseguró que la Policía Nacional Revolucionaria le decomisó a su hijo los plátanos que vendería a la población en medio de la crisis alimentaria que vive el país.

Jorge Luis Gómez Téllez, el hijo, salió en dirección al poblado de Antilla en una “volanta” (carreta de dos ruedas, tirada por caballos) llena de “bungos” (plátanos burros) para venderlos a 5 pesos cubanos, cada mano de varios plátanos.

 

 

“Me llevaron como un perro para la estación, allí estuve cerca de una hora, como un preso, y me obligaron a darle el plátano a [la empresa estatal de] Acopio”, contó el joven.

Recientemente, la Liga de Campesinos Independientes y la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR), en su capítulo Cuba, publicaron una carta dirigida al presidente y el primer ministro de Cuba, Miguel Díaz-Canel y Manuel Marrero, respectivamente, en la que piden al estado aceptar con “suma urgencia” cinco puntos esenciales que podrían evitar que el país caiga en una hambruna severa en el corto plazo.

Con fecha del miércoles 14 de mayo, las organizaciones afirman en su misiva que los campesinos quieren “ayudar al pueblo”. Para poder hacerlo, sostienen, es menester que el estado y gobierno de Cuba libere la producción y distribución de los productos agropecuarios; permita que los campesinos tengan “libertad para fijar los precios” de sus productos “de acuerdo al mercado” y para “importar y exportar directamente, incluso de Estados Unidos”.