Díaz-Canel quiere guarapo y limonada para resolver problemas de alimentación de los cubanos
Las ideas del presidente Miguel Díaz-Canel para nutrir a los cubanos, que padecen una profunda escasez de alimentos, es promover el jugo de caña y la limonada. Cada vez recuerda más a Fidel Castro y sus proyectos delirantes e ineficientes para la agricultura
El presidente Díaz-Canel visitando una siembra en Cuba

Entre las ideas del presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel para nutrir a los cubanos, que padecen una profunda escasez de todo -pero crónica en la alimentación- está promover el jugo de caña y la limonada. El designado por Raúl Castro asegura que el zumo del cítrico es “la base de todo”.

En el peor estilo del extinto dictador Fidel Castro y sus delirantes e improductivos proyectos agropecuarios, a Díaz-Canel (por lo que dejó ver la televisión cubana de una reunión de alto nivel gubernamental) se le ocurre ante el hambre que dejará la pandemia del coronavirus, producir masa de pizza, jugos, guarapo y limonada en la isla.

El mandatario llamó en un reciente consejo de ministros a potenciar ese “plan económico” que ha recibido la indignación y la burla de los cubanos mostrada en redes sociales, quienes han redoblado las críticas sobre la “ineptitud” del favorito de Castro y su administración.

En un video circulado por la televisión de propaganda oficial, se ve al presidente en el Consejo de Ministros este domingo afirmando que es necesario aumentar los “jugos para la población, hay que verlo de conjunto con Gastronomía. Había varios lugares en el país que tenían juguera. Era un lugar donde tú na´más ibas a comprar jugo. ¿Cuándo vamos a tener guarapo por la libre en este país? Productor de caña y no hay guarapo, podía ser –yo diría– el líquido más común en Cuba”.

El cantinfleo del mandatario sigue con que “nosotros [los cubanos] tenemos que tener limones en el país. La limonada es la base de todo. Tú cualquier limonada, a una base de refresco de limón, tú le echas cualquier otra cosa y ya es un refresco súper agradable y súper bueno. No lo tenemos tampoco”, se lamentó.

Pero no termina ahí: Miguel Díaz-Canel cree prioritario “producir la masa de pizza para que la gente la puedan llevar para la casa”. 

Según él, “ya en Cuba hay un grupo de gente no despreciable, que tienen [horno de] microondas, que tienen otro tipo de cocción, que a la gente lo que le hace falta es comida pre-elaborada para hacer más rápido en la casa”.

Con una retórica superficial y generalizadora, el presidente afirma que “la gente” en Cuba, en vez de huevos, carnes, pescados y vegetales, lo que necesita es masa de pizza para calentársela en los costosos electrodomésticos, fuera del alcance de la mayoría de los cubanos en la isla. Sus comentarios han provocado críticas de la ciudadanía; hay quien no puede creer que tan pobres ideas ocupen la mente gubernamental.

CANEL DICE QUE NO TIENEN LIMONES EN CUBA SIN EMBARGO APARECEN LIMONES CUBANOS EN ALEMANIA, SERÁ MAGIA..😲🇨🇺🤣🤣🤣

Posted by Cuba en tv on Sunday, May 24, 2020

Un usuario de Facebook, Appf Mendez, afirmó luego de ver las imágenes que “es un circo mi país”. Luis Arrieta opinó que los dirigentes cubanos “dan asco”.

Rolando Muñoz comentó que las palabras del mandatario “daban pena ajena, 'el limón es la base de todo'... ahí se percata del disparate y Luego trató de arreglarlo, pero fue en vano, que triste cuando pensamos en lo que ahora vive nuestra gente sometidas a tanta mentira e incompetencia del estado cubano”.

 

 

Incapaces, pelele, ineptos abusadores, son algunos de los epítetos lanzados al presidente y sus ministros en las redes sociales o en la publicación en YouTube del reporte oficial de la reunión.

El periodista y académico cubano José Raúl Gallego, compartió un fragmento del video en Facebook y afirmó que es muy preocupante “el hecho de que el presidente de un país hable estas cosas en un Consejo de Ministros, pero si encima de eso te lo ponen en la televisión dentro del resumen de lo más importante de la reunión, pues hay que mandarse a correr. Tenemos el enemigo adentro”.

En Twitter, un usuario identificado como Doctor en Economía Política Álvarez Núñez afirmó que ya el régimen “no sabe qué decir ni qué inventar para desviar la atención de los problemas tan graves que tienen los cubanos de a pie, hace unos años Fidel Castro mandó a sembrar moringa y ahora Canel quiere hacer limonada y guarapo para darle al pueblo”.

Pablo Alfonso cree que “al paso que van las cosas dentro de poco lo veremos como el otro (Fidel Castro) que enseñó a las cubanas cómo cocinar con las ollas arroceras. A este le ha tomado menos tiempo y ahorita sale en TV explicando cómo hacer guarapo y limonada. No hay dudas. #SomosContinuidad”.

El opositor político Manuel Cuesta Morúa atribuyó la frase de “un grupo de gente no despreciable” que tienen microondas, a “las dificultades de articular el discurso, propias de los funcionarios” castristas.

“Gaffes le llaman. Debió decir grupo o cantidad de personas nada despreciable. Así el término despreciable en singular calificaría sin ambigüedades o anfibologías a GRUPO o a CANTIDAD. No a las personas”, dijo Cuesta Morúa, segun cita Diario de Cuba.


Lo cierto es que a la vista del cubano no están, siquiera, los limones, el guarapo y las pizzas. Lo evidente es que el régimen es más pródigo en la retórica gubernamental que en la alimentación del pueblo durante la pandemia de la COVID-19 en la isla. Tampoco antes.

A inicios de este mes, En medio de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, el gobierno afirmó que es capaz de aumentar la producción de alimentos fundamentales como el arroz y la carne de cerdo.

En el programa de propaganda oficial Mesa Redonda, los titulares de los Ministerios de Agricultura, Industria Alimentaria y el Grupo Empresarial AZCUBA, “se comprometieron” a llevar más productos a la mesa en aras de minimizar el impacto de la pandemia en los cubanos. Ciertamente, si se viviera de promesas y planes gubernamentales, el pueblo estaría lleno y lozano.

Según datos oficiales sobre incumplimientos agropecuarios en estos meses, las palabras de los funcionarios se las llevará el viento. Mientras, los cubanos que depositaban alguna confianza en el benjamín castrista, han de comprender pronto que si el Partido les dio a Díaz-Canel, solo pueden esperar una limonada. Ojalá que, al menos, eso.