Cadal: hasta cuándo “criminalización” de libertad de expresión y reunión en Cuba

El argentino Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), ofreció un seminario virtual bajo el título de “¿Hasta cuándo la criminalización de la libertad de asociación, expresión y reunión en Cuba?”
Represión a protesta pacífica en Cuba
 

Reproduce este artículo

Este martes, en el vigésimo segundo aniversario de la promulgación de la Ley Mordaza o Ley 88 de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba, el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), ofreció un seminario virtual bajo el título de “¿Hasta cuándo la criminalización de la libertad de asociación, expresión y reunión en Cuba?”

“El evento tuvo en cuenta la campaña de difamación de la dictadura cubana contra artistas y periodistas independientes y destacó que existe la Ley 88 que la pueden volver a utilizar con los mismos motivos que la utilizaron en el año 2003, donde tantas personas inocentes terminaron presas y estuvieron varios años injustamente detenidos”, dijo a Radio Televisión Martí, Gabriel Salvia, director general de Cadal quien fungió como moderador del panel.

La Ley Mordaza llevó en lo que se conoce como “Primavera Negra” a la cárcel en 2003 a 75 opositores pacíficos, entre ellos 25 periodistas independientes, que fueron condenados a penas de entre 13 y 27 años. Debido a las incansables manifestaciones de las Damas de Blanco, la huelga de hambre del opositor Guillermo Fariñas y la presión internacional, los 75 presos de conciencia fueron liberados poco a poco; el último de ellos en 2011.

El abogado cubano Julio Ferrer Tamayo señaló durante el taller online, que no cree que el régimen llegue a “un desenlace como el de la Primavera Negra” de 2003 “porque la situación nacional e internacional no es propicia para eso”, aún en el marco de las intensas campañas de descrédito contra periodistas independientes, artistas y activistas de derechos humanos.

“Sin embargo, los colegas en Cuba, los que actualmente ejercen el periodismo independiente, están advertidos de que existe esta Ley Mordaza: eso nos preocupa a todos los que trabajamos en defensa de la democracia y la apertura política en Cuba. Por eso le reclamamos a la comunidad internacional, a todos los que dialogan con el gobierno cubano que uno de los primeros pasos es derogar esta ley”, puntualizó Salvia.

En el foro participaron representantes de organizaciones internacionales como Civil Rights Defenders, Freedom House, Race and Equality, Committee to Protect Journalists (CPJ) y CIVICUS. Por la parte cubana, el periodista independiente Abraham Jiménez Enoa (colaborador de The Washington Post y Gatopardo, entre otros importantes medios) y el abogado del centro Cubalex, Julio Ferrer Tamayo.

El webinar debatió sobre las opciones de activistas, artistas y periodistas para desempeñarse al margen de las políticas del Partido Comunista de Cuba, la transformación de las libertades fundamentales en delitos y lo que pueden hacer Naciones Unidas y la comunidad democrática internacional al respecto.

Jiménez Enoa recordó que la abusiva ley todavía está vigente, pero acotó que la prensa independiente ha encontrado la manera de subvertir la realidad que durante años fue monopolizada por el Estado, aunque debido a que internet sigue siendo excesivamente caro muchos siguen informándose solo a través de los medios oficiales.

Asimismo, la conferencia resaltó que la pandemia ha sido utilizada como pretexto para intensificar la represión y cercenar las libertades.

 

(Con información de Radio Televisión Martí)