Prensa independiente excluida de reforma del trabajo por cuenta propia

En Cuba, donde el gobernante Partido Comunista es el único permitido, están prohibidos los medios de comunicación no estatales
Prensa independiente excluida de reforma del trabajo por cuenta propia
 

Reproduce este artículo

El Consejo de Ministros, máximo órgano del gobierno castrista, anunció en días pasados la eliminación del listado donde se recogían las actividades aprobadas para el trabajo por cuenta propia en el país, según reportó el oficialista Granma.

Este martes 9 de febrero, el régimen cubano informó las 124 que aún quedarían prohibidas, de acuerdo al Clasificador Nacional de Actividades Económicas y se precisó que “este listado pudiera ser modificado a partir del proceso de conciliación de las normas jurídicas, actualmente en proceso de elaboración”.

Entre estas actividades que quedan denegadas, se incluyen los proyectos de prensa independiente. En el documento compartido por el sitio de propaganda oficial cubadebate.cu, en la "Sección J: Información y comunicaciones", se puntualiza que las “actividades de agencias de noticias” estarán vetadas.

En esta sección que abarca “la producción y distribución de información y de productos culturales y el suministro de los medios para transmitir o distribuir esos producto, así como datos o comunicaciones, actividades de tecnologías de la información y actividades de procesamiento de datos y otras actividades de servicios de información", también se precisa que queda prohibido:

  • Edición y maquetación de libros, directorios y listas de correos, periódicos, tabloides y revistas en cualquier formato o soporte.
  • Producción audiovisual y cinematográfica, actividades de grabación de sonido y edición de música, excepto la operación y/o arrendamiento de equipamiento para la producción artística, Agente de selección de elenco (casting), Auxiliar de producción artística.
  •  Transmisiones de radio.
  • Programación y transmisiones de televisión, y actividades de programación cultural de la música, las artes escénicas, el libro, las artes plásticas, el cine, el patrimonio cultural y el trabajo comunitario. (6020)
  • Actividades de telecomunicaciones alámbricas.
  • Actividades de telecomunicaciones inalámbricas, incluye el servicio de móvil troncalizado.
  • Actividades de telecomunicaciones por satélite.
  • Procesamiento de datos, hospedaje y actividades conexas.

En la mencionada Sección J, también quedan prohibidas otras actividades, incluyendo las de telecomunicaciones, “exceptuando la venta de productos y servicios que le son proveídos por [el monopolio de las telecomunicaciones en el país], ETECSA y el Grupo Empresarial Correos de Cuba (agentes de telecomunicaciones y agente postal)”.

En la "Sección R: Actividades artísticas, de entretenimiento y recreativas", también se especifica en primera instancia que no se autorizan las “actividades de periodistas”.

El régimen castrista continúa anulando cualquier posibilidad de reconocer la prensa independiente en la isla. La reportera María Matienzo denunció, en su cuenta en Twitter:

 “Cuba acaba de prohibir explícitamente el ejercicio del periodismo independiente. Ha salido publicado en uno de sus medios oficiales, @cubadebatecu.  A partir de ahora comenzará lo que temíamos: la represión en masa de quienes lo ejercemos”.

Por su parte, el académico y periodista cubano José Raúl Gallego, refirió en Facebook: “Si estos son los guiños que el régimen cubano le hace a la administración Biden para convidarla a un "acercamiento", saque usted sus propias conclusiones de lo que se puede esperar de esta gente. Esto lo hubieran resuelto poniendo: "Queda prohibido todo lo que antes no estaba permitido". El problema es estructural y sistémico, familia. Si en 60 años no te han dado motivo de esperanzas, ¿por qué crees que te lo van a dar ahora?”

“Seguiremos haciendo periodismo independiente al control estatal, por cuenta propia, aunque el punto 110 diga que no está permitido”, aseguró.

El Estado contra la libertad de prensa y expresión

 

En 2020, según la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), el Estado cubano ha incrementado este año la censura y la represión contra medios independientes con detenciones, agresiones y amenazas a periodistas críticos.

La entidad, fundada en La Habana en 1943 y que representa a más de 1.300 medios del continente americano, asegura en su informe 2020 que periodistas independientes en Cuba han sido "detenidos, retenidos, amenazados y golpeados" y "se les ha prohibido salir de sus viviendas o del país".

La SIP detalla específicamente 5 casos de informadores a quienes el "régimen" cubano ha prohibido salir de sus casas y sometido a vigilancia, así como 13 que han sido arrestados por la policía y otros 18 que sufrieron allanamiento de su vivienda, decomiso de equipos, interrogatorios o multas.

El informe recuerda, que "en septiembre fue liberado el único periodista que estaba encarcelado, Roberto de Jesús Quiñones, tras cumplir casi un año de condena" y recoge que este informador denunció haber recibido maltratos y amenazas por intentar publicar textos desde prisión.

Etecsa, el monopolio estatal de telecomunicaciones de Cuba, "bloqueó decenas de sitios de medios independientes como 14ymedio, Diario de Cuba, CubaNet, Cibercuba, El Estornudo, ADN Cuba y Tremenda Nota", indica el texto de la SIP, y puntualiza que en 2020 "también creció la creación de cuentas que suplantan identidad de opositores y periodistas independientes, así como el uso de trolls y cuentas falsas".

En Cuba, donde el gobernante Partido Comunista es el único permitido, están prohibidos los medios de comunicación no estatales, si bien en los últimos años han surgido plataformas privadas o independientes con dominios alojados en el extranjero que informan sobre la realidad del país desde una perspectiva no oficialista