Cubanos reciben cheque en CUC y no pueden comprar nada
A varios residentes de Río Cauto, en Granma, se le rompieron equipos eléctricos por fallas en el servicio. Para resarcir el daño la UNE les entrega un cheque en CUC
Cubanos reciben cheque en CUC y no pueden comprar nada.
 

Reproduce este artículo

La Unión Eléctrica de Cuba (UNE) es una entidad estatal, lo que en teoría significa que es propiedad del pueblo por estar el país gobernado por un régimen comunista. Pero lo cierto es, que en la práctica, la empresa solo vela por sus propios intereses, y un ejemplo de esto es el caso de, cubano Roberto Bonilla Mainegra.

Residente en el municipio de Río Cauto, provincia Granma, Bonilla Mainegra envió una carta a la redacción del oficialista periódico Juventud Rebelde, para denunciar un atropelló burocrático que al amparo de la llamada Tarea Ordenamiento, la UNE está cometiendo su contra y de otros tres vecinos de la localidad en donde vive.

Este 12 de enero el mencionado diario publicó la carta de Mainegra en su columna Acuse de recibo, donde éste explica, que el pasado 22 de noviembre su refrigerador dejó de funcionar, los dos ventiladores del apartamento giraban lentamente, y las lámparas no encendían.

Ante tal situación decidió usar el multímetro que tiene, y la medición del voltaje arrojó que la corriente eléctrica que estaba entrando a la casa era de cien voltios. En cuanto amaneció volvió a medir el voltaje y permanecía igual. Realizó el reporte con el especialista de Servicios Técnicos de la comunidad, y supo que el municipio presenta graves problemas con el servicio eléctrico.

Siguiendo las orientaciones del especialista, que ya había tratado con casos similares en la localidad, decidió no tocar el refrigerador y lo reportó como dañado.

Durante la llamada que realizó para tramitar la queja, le dijeron que esperara a que lo visitaran de la UEB Eléctrica Río Cauto, y esa misma noche los especialistas de dicha entidad lo visitaron; ocasión en la que comprobaron que la electricidad continuaba arrojando los cien voltios, y le explicaron que todo se debía a un mantenimiento que se le estaba dando al transformador de la subestación principal de Cauto del Paso.

Dos días después, en horas de la noche, recibió la visita del director de la UEB eléctrica Río Cauto, Yulier Utria Vázquez, acompañado de la especialista de atención al cliente Nelys Báez Reyna y un técnico en refrigeración de su unidad.

La revisión del refrigerador dio como resultado que a causa del bajo voltaje se le había dañado el motocompesor. Le tomaron nuevamente todos los datos necesarios y le dijeron que para todos los que se encontraban en su misma situación "se reuniría una comisión para su previo análisis y se daría respuesta".

"Hasta aquí, todo fluyó de maravilla y en tiempo récord. El director de la UEB resultó ser una persona muy atenta, que mostró mucho interés en el asunto", según afirmó Roberto en su misiva, pero cuando fueron convocados el 16 de diciembre los cuatro clientes cuyos refrigeradores fueron dañados con los directivos de la UEB, la solución que les dieron fue el pago con un cheque por valor de 132.90 CUC que respaldaba lo siguiente: "Motocompesor con un valor de 840.00 CUP; el gas, 20.49 CUP; y la mano de obra, 21.40 CUP, para un total de 881.89 CUP. Y quedaban 2440.61 CUP para la transportación y demás".

"¿Dónde está la tienda donde podamos adquirir el motocompesor a ese precio?", pregunta Roberto. "En mi provincia no hay y en las aledañas tampoco, ni siquiera en Moneda Libremente Convertible (MLC). Y en la calle ni pensar en eso", subrayó.

Señaló además que, según que tiene entendido, "cuando ocurren daños electrodomésticos por mala calidad del servicio eléctrico, la Empresa Eléctrica corre con los daños causados. En esas condiciones de no saber ni siquiera ellos donde comprar el motocompesor, no aceptamos el cheque. ¿Qué vamos a hacer con un cheque en la mano que no podamos darle el uso requerido?", criticó.

Agregó también, que el documento que les dieron a firmar, y que ellos marcaron en la casilla donde dice inconforme, "refleja que la Resolución número 173 de Daños a la Propiedad de 2018, capítulo X, inciso u, plantea que si el cliente no acepta la propuesta que le hace la Unión Eléctrica para resarcir el daño, en el término de seis meses se cierra el expediente, considerándose que no procede".

Y se pregunta Roberto: "Ahora, con los nuevos cambios en la Tarea Ordenamiento, ¿cómo queda nuestro problema? Tengo un niño de 12 años, discapacitado y postrado en una silla de ruedas (distrofia muscular progresiva), y una niña de dos años. El único salario que entra a mi casa es el mío. En estos momentos ando con los alimentos y medicamentos en casa de los vecinos".

"¿Qué hacer ante tal situación, más en estos momento cuando los precios están  tan altos? ¿A quién me quejo? No pido equipo nuevo, solo que me arreglen el que me dañaron", concluyó.