Murillo sugiere que el 22% de los cubanos “vive en las cavernas”
El régimen, con cinismo y sin sobresaltos, afirma que muchos cubanos viven en la pobreza. El “Zar de las Reformas”, Marino Murillo Jorge sugirió ayer que el 22 por ciento de la población cubana “vive en las cavernas”
 

Reproduce este artículo

 

El “Zar de las Reformas”, Marino Murillo Jorge afirmó ayer 28 de diciembre que el 22 por ciento de la población cubana “vive en las cavernas” y por lo tanto tienen que consumir menos de 100 kilowatt. Esta cifra indica la pobreza en la que el régimen ha sumido a la Isla.

Con el cinismo propio de los voceros del castrismo, el jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, respondió de esa manera al comentario ciudadano de que consumir solo nueve pesos de electricidad, lo correspondiente a 110 kilowatt en la anterior tarifa eléctrica, era como vivir en las cavernas.

Quienes presentan ese consumo solo pueden usar un ventilador, un televisor y un refrigerador. Muy pocos electrodomésticos para llevar una vida medianamente acomodada. Al parecer el 22.5 por ciento de los cubanos no cocina con ollas de la “Revolución Energética”, al menos eso indica Murillo con sus palabras.

El periodista cubano José Raúl Gallego crítico el elitismo del “pez gordo” de las reformas en la Isla.

 “La cara de Murillo es de una dureza indescriptible. Comentó que la gente le ha dicho que consumir menos de 100KW (9 pesos antes) es como vivir en las cavernas. Y fresco como una lechuga ha dicho: "Bueno, pues en ese rango está el 22% de la población cubana". Tienen a la quinta parte de la población cubana viviendo básicamente en las cavernas y lo dice como si nada. Esta gente lleva juicio”, escribió.

El régimen en el espacio oficialista Mesa Redonda informó un descenso en los valores de la nueva tarifa eléctrica a implementarse en enero de 2021. Una medida que supuestamente calmará los ánimos caldeados de una ciudadanía agotada por la escasez y la crisis, especialmente en fin de año cuando no hay nada que comer.

"Es importante que expliquemos qué análisis se hicieron, cómo se llegó a esa decisión, qué efectos tiene en las finanzas públicas del país. Está claro que lo que tú no le cobres a las personas, alguien lo tiene que pagar. El Gobierno ha estado atendiendo y revisando cada una de las opiniones de la población, importantes y respetuosas, y respetuosamente lo hemos revisado todo", dijo Murillo Jorge en la Mesa Redonda.

El aumento de las tarifas eléctricas de manera inconsulta por parte del gobierno o empresas, como sucede ahora mismo en Cuba, siempre ha sido motivo para protestas populares, pues los ciudadanos se ven afectados directamente en la economía doméstica. La nueva tarifa eléctrica era cuatro veces más costosa que la vigente y la que reformularon ayer es solo unos centavos más barata.

El oficialismo cubano no asume que en el país existan índices de pobreza, sin embargo, un análisis del consumo eléctrico explicita la precariedad del consumo en el 55,5 por ciento del total de clientes de la Unión Eléctrica.

El economista Pedro Monreal argumentó en Twitter esta triste realidad:

"La precariedad del primer tramo -con 22,5% de los “clientes”- pudiera ser tomada como un indiscutible “marcador” de pobreza: el consumo eléctrico equivale a un equipo doméstico indispensable en las condiciones de Cuba, como es el refrigerador, y a 5 lámparas de 20 watts. El segundo tramo que abarca el 15,4% de los “clientes” también encajaría en un nítido perfil de pobreza en un país con un alto nivel de electrificación: dos electrodomésticos muy básicos (1 refrigerador y 1 TV), más 5 lámparas de 20 watts. La diferencia es mínima para el tercer “tramo”, que es el segundo más amplio con 17,6% de los “clientes”, pues la escasez de consumo eléctrico igualmente pudiera asociarse a una situación de pobreza: apenas 3 electrodomésticos básicos y 9 lámparas de 20 watts", explicó.