Cubanos convocan a tuitazo para exigir desbloqueo de Telegram
Cubanos convocaron a un tuitazo continuado contra el bloqueo de Telegram, lo cual, temen muchos, puede ser el preludio de la imposición de un patrón de control del internet como el existente en China
tuitazo para exigir desbloqueo de Telegram
 

Reproduce este artículo

El bloqueo de Telegram en Cuba por el monopolio de las Telecomunicaciones, Etecsa, único proveedor de servicios de telefonía móvil y datos móviles para el acceso a Internet, ha motivado que usuarios de la isla convoquen a un tuitazo permanente, en señal de rechazo y protesta por la misteriosa situación.

Uno de los canales por los que circula la convocatoria es la propia aplicación. En el grupo “Etecsa en la calle”, uno de los usuarios llamó a que todo cubano en Telegram una su fuerza para tuitear al mundo que restablezcan la aplicación.

La etiqueta para tal petición, hecha este jueves 15 de octubre, es #queremosTELEGRAMCUBA. Con ese pedido ya se registran muchos tuits en la red social del pájaro azul, algunos de los cuales aducen que quizás todo forme parte de una estrategia del régimen para repetir el patrón chino de censura de las redes sociales.

#queremosTELEGRAMCUBA En Cuba no se repetirá el patrón de censura de redes sociales de China, Corea del Norte e Irán. Si no somos un régimen totalitario demostrémoslo”, escribió un usuario identificado como Black Spirit.

El régimen cubano, con redes sociales o sin ellas, es totalitario y muy similar a los enunciados por el usuario en Twitter. Sin embargo, la libertad de uso de las redes sociales que se da a la ciudadanía es un pequeño matiz, que ha permitido que los cubanos accedan a discursos y visiones alternativas de su realidad, muy distante de la visión hegemónica del oficialismo.

Dicha libertad no es absoluta. Los órganos represivos monitorean exhaustivamente las redes para luego multar, arrestar o reprimir a quienes osen hablar del gobierno de una manera distinta a la que se obliga hacerlo a todos, desde que son niños.

Pero al parecer, y a menos que Etecsa se aparezca con un argumento convincente a última hora de qué es lo que ha pasado, la libertad será aún menor. 

Telegram es una de las redes sociales o aplicaciones de comunicación más utilizadas el último año por los cubanos. En parte por su menor consumo de datos respecto a otras similares, como WhatsApp o Messenger, y en parte porque permite crear canales y grupos temáticos para disímiles fines como la compraventa de productos entre particulares, en tiempos de aguda escasez.

De igual forma, la aplicación ha permitido formar canales de difusión de contenidos alternativos a los impuestos por el régimen, así como burlar la censura a los medios independientes, la mayoría de ellos, como ADN Cuba, bloqueados.

Mediante Telegram, los cubanos pudieron leer artículos de esta revista y otros medios hasta el martes, cuando varios usuarios denunciaron inestabilidad en el servicio de internet por datos móviles.

Sólo se podía acceder a la aplicación con VPN. "Varios usuarios han reportado hoy inestabilidad en el servicio de acceso a internet desde teléfonos móviles en Cuba. Reportan que algunas redes sociales han dejado de funcionar y solamente se accede a ellas usando Redes Privadas Virtuales (VPNs)", explicó en un hilo en Twitter el medio especializado en Telecomunicaciones Yucabyte.

El jueves, Telegram confirmó que el problema para acceder a la aplicación desde Cuba es del monopolio estatal Etecsa. “Nuestros usuarios en Cuba están reportando problemas de conexión que les impide usar nuestra app con normalidad. Estamos monitoreando la situación, pero el problema no es nuestro”, publicó la compañía.

Incluso funcionarios del régimen de La Habana también han padecido la caída de Telegram. Entre ellos está la diputada Lilian Mendoza Estrada, quien escribió en Facebook: "Telegram no me abre, Alguien tiene también este problema???".

Además de esa aplicación, usuarios han seguido denunciando inestabilidad en el servicio de internet por datos móviles, así como accesos limitados a diferentes aplicaciones. El problema parece no existir en las conexiones vía WiFi.

Sin embargo, todo lo que va sucediendo eleva las suspicacias de algunos, que creen que Telegram es sólo el primero de muchos bloqueos que estarán por venir, para limitar aún más el derecho a la información de los cubanos.