Cubana al régimen: "Mi madre lleva más de una semana comiendo sin aceite"
La escasez ha llegado a tal punto en Cuba que, aun teniendo dinero, lo cual también es otro problema, los cubanos no logran adquirir muchos de los productos básicos
Cubana al régimen: "Mi madre lleva más de una semana comiendo sin aceite"
 

La crisis económica por la que atraviesa Cuba desde 2018 se ha visto agravada en los últimos meses con la llegada de la CIVID-19 y todo lo que trae aparejado. Muchos de los productos básicos escasean, lo que ha conllevado a que no todos los cubanos puedan adquirirlos, y que muchos hagan uso de las redes sociales para denunciar sus inconformidades ante tal situación.

Ese es el caso de Yenny Perez Ramirez, una residente de La Habana, quien hizo en Facebook una publicación dirigida al régimen, donde denuncia que su madre lleva más de una semana comiendo sin aceite.

"Desde hace más de un mes decidí no postear nada en Facebook porque lejos de servir para algo me afectaba más a mí que el impacto o cambio que procuraba", explica Yenny y agrega: "Hoy escribo por petición de la única persona en el mundo que no le negaría nada, mi madre. Me llamó y me dijo que le escribiera algo porque no aguanta más, que lleva más de una semana comiendo sin aceite y la gente por su casa (Bocas Zona rural de Velasco en el municipio Gibara, en la provincia de Holguín) vende el aceite a 8 CUC —8 USD— el pomo".

La joven señala que su familia es campesina "y duele mucho ver hoy como mi gente trabaja de sol a sol y la cosecha que logran, sin ayuda estatal, se pudre en los campos porque Acopio no la recoge y amenaza a los campesinos con decomisar las tierras al que venda 'por fuera' las cosechas que el estado deja podrir poniendo miles de excusas, cuando el pueblo hoy pasa hambre".

Entonces se pregunta Yenny: "¿hasta cuándo la cadena va a romper por el lado más débil, por el campesino que no tiene armas para defenderse?"

A todas estas verdades, las cuales el régimen no quiere que sean de conocimiento público, Yenny le suma que "el gobierno presionando al único sector en Cuba que produce, mi gente del campo trabaja de sol a sol muchos por convicción revolucionaria; pido un poco de cordura a los dirigentes", dice y les recuerda "no olviden que antaño el mismo machete que eliminaba la maleza sirvió para defender la tierra".

Como muchos cubanos, la joven aclara: "mi gente no quiere regalías, quiere poder trabajar sin presión, aportar al país y vivir de su esfuerzo. Piden que les dejen vender en las ferias y mercados como antes y que eliminaron poniendo la manigüera ley de que cada campesino sólo puede vender en su municipio".

"Mi gente pide que se retome la tienda de puntos que otorgaba Acopio por la ventas y que se abastecían de productos de primera necesidad. Mi gente quiere que acopio compre sus cosechas a precios justos y no verlas podrir en el campo junto a meses de trabajos y su dinero tirados a la basura. Mi gente quiere soluciones, mi gente tiene ya bastantes problemas", concluye.

En los últimos meses, la pérdida de las cosechas por falta de voluntad política por parte de las autoridades e instituciones del régimen ha sido otros de los problemas que ha contribuido a la profundización de la crisis alimentaria. Pero de seguro otra fuera la historia, si todo lo referente a este asunto estuviera en manos de privados, si los productores tuvieran más libertades y derechos, si les respetaran su trabajo.