Cuba roza el millar de nuevos positivos a la COVID

En la jornada se registró el fallecimiento de un paciente de 89 años, residente en Pinar del Río. Más de 500 menores de edad son casos activos de la enfermedad
Cuba roza el millar de nuevos positivos a la COVID
 

Reproduce este artículo

Las autoridades sanitarias de Cuba reportaron el diagnóstico este viernes de 950 nuevos casos de COVID-19 y el fallecimiento de otra personas como consecuencia de la enfermedad pandémica que, hasta el momento, ha provocado la muerte de 414 en la isla.

El total acumulado de casos desde el inicio de la pandemia en Cuba, en marzo de 2020, asciende a 71 584. El fallecido registrado en la jornada fue un hombre de 89 años, residente en la capital provincial de Pinar del Río, que falleció tras seis días de hospitalización y luego de desarrollar un cuadro de gravedad.

De acuerdo con lo informado por el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Francisco Durán, en su habitual conferencia matutina, el finado presentaba antecedentes patológicos que elevan las probabilidades de desarrollar cuadros de gravedad ante el contagio, como hipertensión y cardiopatía isquémica.

De los nuevos positivos, 917 fueron contactos de casos confirmados, 19 tuvieron su fuente de infección en el extranjero y en 14 no se había podido precisar la fuente de infección hasta el momento del cierre de la información oficial.

Ésta precisa además que, de 3 417 casos confirmados y activos, 66 pacientes permanecen en cuidados intensivos, de los cuales 30 son reportados en estado crítico y 36 como graves.

Asimismo, 103 de los nuevos pacientes están en edades pediátricas, menos de 18 años, y siete de estos últimos son lactantes, es decir, aún no cumplen su primer año de vida. De acuerdo con las cifras dadas por Durán, los menores que son casos activos de COVID-19 suman 505.

La mayoría de los nuevos casos correspondieron a las provincias La Habana (474), Santiago de Cuba (175), Granma (94) y Matanzas (47). La capital ha sido el territorio de mayor complejidad epidemiológica por sus características sociodemográficas, mientras que el resto de los territorios han experimentado altibajos durante el tercer rebrote.

El doctor Durán detalló en su conferencia que 21 736 personas están ingresadas. Además de las que son casos confirmados y activos, 3 793 son sospechosas de un eventual contagio.

Un rebrote que no cede

El tercer brote de COVID-19 en Cuba obligó a retroceder de fase epidemiológica a varias provincias y municipios. Las autoridades responsabilizaron a los ciudadanos que han viajado y regresado del exterior del incremento de casos que experimenta el país desde mediados de noviembre anterior, cuando decidió reabrir sus aeropuertos internacionales.

Si bien no emprendió un nuevo cierre de fronteras, decretó la reducción del número de vuelos diarios y amenazó a los cubanos residentes en el exterior con cuantiosas multas y sanciones en caso de que incumplan con las medidas sanitarias durante su estancia en la isla.

Asimismo, desde el 6 de febrero se decidió volver a la práctica de aislar durante seis días a todos los viajeros que arriben al país desde el exterior. También se exige una prueba PCR negativa con un margen de 72 horas para el ingreso a la isla.

Pese a estas medidas restrictivas, el número de nuevos positivos diarios, la gran mayoría casos autóctonos, no cede. El discurso oficial apunta por momentos a la disciplina ciudadana, mientras que para los cubanos la culpa recae en las colas derivadas del desabastecimiento y la escasez, así como en los desplazamientos obligatorios para conseguir alimentos y bienes de primera necesidad a los que obliga la situación de crisis que se vive.