Llega 'incinerador móvil' de cadáveres por aumento de fallecidos en Ciego de Ávila

“Con la alta cifra de muertos de COVID-19 y Postcovid llegó al municipio un incinerador móvil de cadáveres que comenzará a funcionar en las próximas horas con capacidad para cremar seis fallecidos cada 24 horas”, informó un reportero oficialista
Consulta a paciente con COVID en Ciego de Ávila. Foto: Invasor
 

Reproduce este artículo

Un “incinerador móvil” de cadáveres fue enviado a la provincia cubana de Ciego de Ávila, ante el aumento de los decesos en medio del peor momento de la pandemia de la COVID-19.

El arribo del artefacto para cremaciones fue anunciado este miércoles por el Grupo Temporal de Trabajo de Enfrentamiento y Control de la COVID-19, de la capital provincial, reportó el vocero oficialista Iván Paz Nogueira.

El municipio de Ciego de Ávila vive los peores días de la pandemia, con una tasa de incidencia del virus de 3306 por cada cien mil habitantes, por la detección de más de cinco mil casos positivos en los últimos 15 días.

“Con la alta cifra de muertos de COVID-19 y Postcovid llegó al municipio un incinerador móvil de cadáveres que comenzará a funcionar en las próximas horas con capacidad para cremar seis fallecidos cada 24 horas”, informó Paz Nogueira en su perfil de Facebook.


Más de 300 focos de coronavirus están abiertos en el territorio. Actualmente Ciego de Ávila es una de las provincias más graves a nivel epidemiológico en Cuba. Al cierre del 3 de agosto se registraron allí 1192 nuevos casos de coronavirus y 23 fallecidos en un solo día.

El colapso del sistema de Salud en la provincia y su capital, obligó a las autoridades a destinar el hotel Ciego de Ávila (240 camas) para atender a los niños y adolescentes enfermos de coronavirus. También convirtieron la Escuela Militar “Camilo Cienfuegos” en hospital improvisado, para recibir y atender adultos.

 

Historias del colapso

En redes sociales los avileños dan cuenta de la difícil situación y la escasez de insumos para atender a los enfermos, a pesar de la imagen de tranquilidad y control que se esfuerzan por dar los medios prensa estatal.

La doctora cubana residente en Oftalmología, Roxana Moreno, en Zona Roja de Ciego de Ávila, pidió ayuda para conseguirle un botellón de oxígeno a sus abuelos positivos a la COVID-19.

Este 3 de agosto su esposo, también médico, que se identifica en Twitter como “Doctor Darito”, contó que necesitaba este insumo, ya sea prestado o pagándolo. “Somos médicos de Zona Roja, esta vez somos nosotros quienes pedimos ayuda, en vez de brindarla. Vivimos en Ciego de Ávila”, concluye la petición.

Desde inicios de julio el estado de la pandemia allí es crítica. El día 6 de ese mes, el cubano Yadrian Tellado González denunció que llevaba más de 6 horas en el policlínico Norte de Ciego de Ávila, esperando a que le realizaran un test rápido para detectar la COVID-19.

“Desde las 6 de la mañana hasta las 12 pm estamos aquí por un test rápido y nada", comentó el usuario en el grupo de Facebook “Revolico Ciego de Ávila”. También el cubano calificó de “abuso” la situación, pues había niños y personas mayores que se sentían mal.

A finales de julio, un video publicado en Facebook por la usuaria Daimary J. González Pérez, muestra a un veterano fallecido en el centro de aislamiento de Ciencias Médicas.

“Mira, lo dejaron morir. Un combatiente que luchó por este país. Voy a acusar a la Dirección Provincial de Salud completa”, expresó su hijo entre lágrimas.

Otro habitante de esa ciudad, Orestes García Benítez, lamentó que en su localidad “las personas mueren así, como moscas todos los días. No puede ser que no tengan a dónde ir, no puede ser que mueran porque no dan abasto los equipos de respiración, porque no tienen medicamentos ni nada que darles”.

Por otro lado, Bárbara Echemendía compartió en redes sociales que su madre, olvidada en un hospital de Ciego de Ávila, murió sin atención médica. “Nadie me vio, no había camillas, no había nada, ni los médicos la atendieron. Le hablaba a los médicos y me viraban la cara. Acaba de fallecer”, declaró Echemendía en un video viral y que muestra el cadáver de su madre en la parte trasera del automóvil.

La mujer confirmó a ADN Cuba que el suceso ocurrió en el Hospital General Docente “Roberto Rodríguez”, de esa provincia ubicada al centro de Cuba, a donde fue remitida la anciana debido a un cuadro agudo de falta de aire.