Coronavirus en Cuba: refuerzan aislamiento social en Centro Habana

En los cinco consejos populares del municipio Centro Habana se "ampliaron y reforzaron las medidas de aislamiento social", algo que tiene visos de cuarentena, aunque el gobierno no lo dice claramente
Cubanos con mascarillas caminan por una calle de Centro Habana
 

Reproduce este artículo

En los cinco consejos populares del municipio Centro Habana se "ampliaron y reforzaron las medidas de aislamiento social", por constituir hoy el de mayor riesgo epidemiológico, según informó el Consejo de Defensa Provincial (CDP) en La Habana.

El modelo que aplicará el gobierno en esta zona es el mismo que anteriormente se aplicó en el consejo popular El Carmelo, en el Vedado capitalino, de acuerdo a una información ofrecida por el periódico oficialista Trabajadores.

Luis Antonio Torres Iríbar, secretario del Partido Comunista en La Habana, comentó que “a diferencia de otros lugares donde se han aplicado medidas restrictivas de aislamiento, Centro Habana cuenta con una infraestructura comercial y de servicios preexistente, que facilita el cumplimiento de las medidas”.

Contradictoriamente, ha sido el desabastecimiento de alimentos y otros suministros en la ciudad, del que no escapa esta zona, lo que ha provocado que se generan interminables colas de personas intentando adquirir los insumos necesarios para subsistir en medio de la propagación del coronavirus. Al inicio del brote en la isla fue en los mercados estatales de la populosa calle Obispo donde se armaron las principales concentraciones de personas desesperadas por adquirir productos imprescindibles para la cuarentena.

Centro Habana cuenta con una población de más de 152 mil habitantes y 514 manzanas, dividido en los cinco consejos populares: Los Sitios, Cayo Hueso, Dragones, Pueblo Nuevo y Colón.

El reforzamiento se aplicará también en todo el consejo popular de Luyanó Moderno, del municipio San Miguel del Padrón, y en el consejo popular Latino, en el Cerro, como parte de “un programa que tiene como objetivo incrementar las acciones que permitan controlar y detener la transmisión de la COVID-19 en la provincia y lograr la estabilidad epidemiológica”, precisó el viceprimer ministro, Roberto Morales Ojeda.  

 

 

Con el habitual triunfalismo de los funcionarios del régimen Morales Ojeda, agregó:

“Si en algún momento no podemos nosotros bajar la guardia es en este. Ahora es cuando más tenemos que reforzar todas las medidas. Nos parece muy atinado revisar todo lo que estábamos haciendo en La Habana de una manera mucho más efectiva, mucho más eficaz”.

En tanto, este lunes se conoció de otro evento de transmisión local en La Habana: una “fiesta religiosa” en el municipio San Miguel del Padrón, provocó diez casos confirmados hasta ahora, y el reporte de 12 sospechosos por ser contactos directos de los enfermos.

El hecho provocó que el Consejo de Defensa Provincial analizó este lunes los detalles de lo ocurrido en el Consejo Popular Luyanó Moderno, del mencionado municipio, en el cual se aplicarán “medidas extraordinarias para el control de la enfermedad”.

En el país habían registrado antes de este jueves, unos 42 eventos de transmisión local del coronavirus, según fuentes oficiales, de los cuales 11 han cerrado al no presentar nuevos contagios en el plazo de 28 días.

Las autoridades sanitarias de Cuba confirmaron 26 casos nuevos de coronavirus en la isla, al cierre de este miércoles 6 de mayo, para un total de 1729 infectados.

Luego de que la víspera murieran cuatro personas, la cifra total de fallecidos en Cuba se elevó a 73 enfermos de la COVID-19: un italiano, un ruso y 71 cubanos.