Castrismo reconoce en televisión que golpea a los disidentes

Agente de la Seguridad del Estado reconoce en televisión que el régimen orquesta agresiones físicas contra los opositores
Castrismo reconoce en televisión que golpea a los disidentes
 

Reproduce este artículo

En marzo de este año el régimen castrista redobló en sus canales estales la difusión de la serie de televisiva “Razones de Cuba”, a propósito de que se cumplieran diez años de que fueran develadas las identidades de seis agentes de la Seguridad del Estado Cubano, infiltrados, hasta ese entonces, en Estados Unidos.

Como parte de esta campaña oficialista presentada por el régimen como una serie de “trabajos periodísticos que revelan la continuidad de las acciones contra Cuba”, el Canal Caribe retransmitió un capítulo de las “Razones de Cuba”, donde Carlos Manuel Serpa Maseira, el agente Emilio de la policía política, reconoció las agresiones físicas que son orquestadas en contra de los opositores.

“A mí me detuvieron varias veces, revisaban mi vivienda… pero lo que no estaba en el guion eran los golpes que recibía del pueblo revolucionario. Eso fue lo que convenció a los enemigos de la revolución. Eso fue lo que me dio tremenda fachada y tremenda leyenda”, afirmó el agente castrista.

El régimen cubano utiliza a oficiales de la Seguridad del Estado vestidos de civil para realizar las detenciones arbitrarias, mítines de odio (actos de repudio), actos vandálicos contra las viviendas de los disidentes o sedes de las organizaciones de derechos humanos, y en ataques de diversa índole en contra de activistas, artistas y periodistas independientes a favor de la democracia en la isla.

Durante los arrestos y mítines de odio, la mayoría de las veces los agentes agreden físicamente a los opositores, a pesar de las disímiles denuncias de entidades internacionales de DD.HH.

Este sábado 3 de abril, tras la detención arbitraria del artista Luis Manuel Otero Alcántara, coordinador del Movimiento San Isidro (MSI) varios activistas se dirigieron a la estación policial de La Habana Vieja para conocer sobre su paradero y exigir su liberación. 

En la Unidad de Cuba y Chacón, Carolina Barrero, Maykel “Osorbo” Castillo, Amaury Pacheco, Yenisleidys Borroto (África) y Eliexer Márquez (El Funky), también terminaron detenidos injustamente, y según denunció la integrante del MSI, Anamely Ramos, a través de sus redes sociales “se los llevaron a golpes” hacia otra estación en el municipio capitalino del Cerro.

Los activistas fueron liberados horas después. Ramos detalló en el perfil de Facebook de Maykel Osorbo 349 que “les dieron mucho, pero se ensañaron con Maykel, se lo llevaron entre siete policías”.

En otra publicación Ramos agregó que “Maykel tiene mucho dolor en las manos y el cuello”. “A las mujeres también les dieron. No respetan nada”, criticó.

La curadora e historiadora de arte, Carolina Barrero refirió en su perfil de Facebook: “(…) me hicieron dos llaves que me dejaron el hombro lastimado, me inmovilizaron el cuello y me levantaron en peso. Es cierto que nos resistimos, pero lo hicimos a conciencia, nos resistíamos al abuso de la fuerza policial”, denunció Barrero.

Al día siguiente, agentes uniformados volvieron a intentar detener arbitrariamente al rapero Maykel Osorbo cuando se acercaba a la sede del MSI en La Habana Vieja. El artista se rehusó y logró soltarse aunque ya tenía puesta las esposas en una mano.

Vecinos de la comunidad intervinieron y gritaban a los oficiales: ¡Abusadores! Algunos se interpusieron entre los represores y Osorbo.

Finalmente los agentes retiraron las esposas al cantante y no lo detuvieron.

El acoso y la violencia contra las voces opositoras en la isla o cualquier persona que disienta de la narrativa triunfalista del régimen ha sido una constante durante más los más de 60 años de la dictadura cubana.