Lanzan campaña para eliminar cuenta de Díaz-Canel de Twitter

Usuarios en la red social aseguran que el presidente cubano incita al odio y pide el uso de la violencia contra sus propios ciudadanos.
Díaz-Canel-Twitter.jpg
 

Reproduce este artículo

Usuarios cubanos en Twitter lanzaron este 27 de octubre una campaña para eliminar la cuenta del presidente Miguel Díaz-Canel de la red social por sus llamados a la violencia y la represión contra opositores pacíficos.

“Este hombre [Díaz-Canel] está pidiendo nuevamente la violencia contra los manifestantes pacíficos en Cuba. ¿A qué esperan para prohibir a este hombre?”, preguntó el usuario Yan Estrada a la dirección de Twitter.

Según el joven, el presidente cubano “siempre amenaza a la gente de Cuba y comparte contenido de odio” en la red social.

Otro internauta, Lázaro Ávila, se sumó a la iniciativa compartiendo fotos de la represión desatada el 11 de julio contra los manifestantes pacíficos que salieron a las calles ese día en decenas de localidades de todo el país.

En su publicación, Ávila recordó que el régimen pretende hacer lo mismo el 15 de noviembre (15N), día elegido por la asociación de ciudadanos Archipiélago para realizar otra manifestación pacífica, que ha sido anatemizada por el Gobierno.

Twitter, con un largo historial de parcialidades y censuras, como el bloqueo de la cuenta del expresidente estadounidense Donal Trump, no ha respondido al pedido de estos cubanos.

El 23 de octubre, Díaz-Canel y su ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, defendieron la posición del gobierno frente a la marcha del 15N ante las amenazas de sanciones de Washington si desataban la represión.

“Sobradas razones hay para que el verdadero pueblo cubano, representado en sus gobiernos locales, declarara ilegal la manifestación convocada; una decisión que, de incumplirse, tal cual advirtió la Fiscalía, sería una transgresión con consecuencias penales”, afirmó Granma, vocero del Partido Comunista de Cuba.

La víspera, Rogelio Polanco, jefe del Departamento Ideológico del PCC acusó al gobierno de Estados Unidos de ser el promotor y organizador de la Marcha Cívica por el Cambio del 15 de noviembre.

El 21 de octubre la Fiscalía General de la República amenazó a los promotores de la marcha con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros delitos. Nueve días antes, el régimen la declaró ilícita. Los organizadores en cada territorio fueron informados de la negación a través de las intendencias de sus localidades.

Archipiélago decidió adelantar para el 15 de noviembre la manifestación planificada inicialmente para el 20 de ese mes, a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.

Decenas de ciudadanos en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas, Camagüey, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar demandando respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad de los presos políticos.