Andy Vázquez (Facundo) denuncia amenazas del gobierno cubano

El popular actor y humorista denunció amenazas del gobierno cubano en su contra, algo que se va haciendo repetitivo en su vida desde que decidiera quedarse definitivamente en Estados Unidos
Facundo, personaje de Andy Vázquez
 

Reproduce este artículo

El popular actor y humorista Andy Vázquez denunció amenazas del gobierno cubano en su contra, algo que se va haciendo repetitivo en su vida desde que decidiera quedarse definitivamente en Estados Unidos tras la injusta sanción de la que fue víctima en Cuba

“¿Quieres guerra de verdad, de la buena? Juega con la cadena. Cuando se pongan para ti vas a llorar lágrimas de sangre, bueno. Haz tu vida allá y no jodas con quien te puede fácilmente machucar. Ríe, después no llores, ese es tu problema”, advirtió en tono amenazante el usuario de Facebook identificado como Otto Aníbal a Vázquez, quizás molesto por las críticas y chistes que el actor hace a diario sobre el régimen cubano y la deprimente realidad de la isla en el Show de Carlucho.

Ante la amenaza, Vázquez, conocido por todos como Facundo, el más popular de sus muchos personajes, pidió ayuda en redes. “Ayúdame y comparte para que vean cómo trabajan los que odian a EE.UU., pero aman vivir de aquí. Continúan las amenazas desde Cuba hacia mí”, escribió en su perfil, donde citó pasajes de varias amenazas que ha recibido.

Además del referido Aníbal, otro usuario de Facebook le dijo al humorista que no iba a poder ver los 15 de su hija, quien aún radica en Cuba junto a su esposa.

“Como es común, no tienen huevos para dar la cara. ¿Cómo pueden ser tan cobardes y defender a la revolución detrás de una cortina como las ratas? ¿Cómo puede alguien ser tan poco hombre para hacer tal bajeza? Con lo que necesita ese país para sembrar alimentos y todos estos parásitos pendientes de la vida de los ‘gusanos’. 

“Les duele tanto lo bien que me va. Estoy al ponerme a limpiar calles (oficio que respeto) para que me dejen tranquilo. Si mi prosperidad es lo que les molesta, les digo que se vayan acostumbrando, porque esto es solo el comienzo”, afirmó con contundencia el actor.

A finales de junio, Vázquez fue insultado y amenazado por el usuario de Facebook Jesús García, quien según su perfil reside en Santiago de Cuba. Bajo el título “Los hombres no tienen memoria”, García hilvanó argumentos típicos del discurso de trinchera del régimen y sus acólitos para atacar a aquellos que no comulgan con sus ideas. 

Todo con el fin de insultar al humorista, cuyas interpretaciones en Miami les disgustan a los defensores del régimen por su elevada popularidad y la fuerza de los mensajes irónicos que lanza, incómodos incluso cuando estaba en la isla.

Vázquez, quien fuera uno de los personajes protagónicos del gustado espacio humorístico “Vivir del Cuento”, fue sancionado y expulsado de la Televisión Cubana por cuestionar a través de un video en YouTube la apertura del mercado habanero de Cuatro Caminos, lo cual generó una multitudinaria cola que terminó en enfrentamientos, debido al profundo desabastecimiento que hay en la isla.

Ante el cuestionamiento de García a sus actuaciones en Miami, Vázquez respondió:

“Este sujeto Jesús García dice ser muy, pero muy revolucionario, ya ha escrito par de post diciendo que yo me BURLO de la necesidad del pueblo cubano. Y me recordó que tengo a mi hija y mi mujer en Cuba, y que la revolución me las está cuidando. Las imágenes subidas por el mismo a su Facebook dicen todo de quién es”.
 
Asimismo, en un video transmitido por Facebook, como respuesta al escrito del santiaguero, agradeció profundamente a “quien le hizo el favor de sacarlo de la televisión cubana y lo dejó en la calle, sin trabajo y sin saber cómo alimentaría a su hija de un mes y su madre enferma”.

“Agradezco porque vine aquí y he logrado hacer populares otros cuatro personajes y tengo otros tres. No es mentira, ni con hipocresía o ironía, al que me votó, le agradezco infinitamente”.

El actor añadió en ese entonces que desde que salió de Cuba ha recibido mensajes despectivos, algo que evidentemente sigue hasta hoy, incluso con palabras de explícita amenaza.